lunes, 22 de septiembre de 2014

LA FREIDURÍA DEL VILLAMARÍN


Hay días que escribir un artículo para este blog se hace duro. Te da por hablar de un jugador semidesconocido del que no hay información casi en la red y dedicas horas a una búsqueda que no va a ninguna parte. Otros días quieres escribir de otro y no te pilla el día bueno y los chascarrillos que adornan el texto tienen menos gracia que los guiones de “Qué buen puntito”.

Pero hay otros días que joder, nos dan la historia hecha y casi podemos limitarnos a un copy-pasteo que nos sonrojaría de tener vergüenza. Es lo que ha ocurrido al encontrar por la red de redes un desgarrador testimonio de un socio de la grada de Preferencia del Benito Villamarín.

Al parecer el buen señor, al retornar a su sitio de siempre con su hijo para sufrir los pormenores del conjunto verdiblanco en la nueva temporada 2014-15, se encontró con que, en el espacio que anteriormente ocupaban unos baños que el creía se estaban adecentando, había una pared con un respiradero del que brotaba un fuerte olor a fritanga.


Ante el asombro general de todos los socios de la zona, la directiva bética había decidido que el nuevo Betis que nacía esta campaña necesitaba imperiosamente una freiduría en plena grada de Preferencia. Y dirá el lector que no esté informado sobre el tema que no hay nada de malo en que, en vez del clásico bocata de salchicha del descanso el aficionado de a pie pueda gozar del sabor de unas puntillitas. Ahí está el quid de la cuestión. La freiduría en cuestión no tiene permitido el acceso a los aficionados, sino que es una simple cocina en la que se preparan los fritos con los que los ocupantes del palco del estadio serán agasajados.

Para que luego digan que las directivas de los equipos de fútbol no cumplen lo que prometen. Platas, Gordillo y sus acólitos prometieron el nacimiento de un nuevo Betis y han cumplido. Se acabaron los comegambas en el palco. A partir de ahora comedores de adobo y boquerones fritos.

3 comentarios:

Dami Fernández dijo...

Coño... Esto me ha recordado al Bar La Viña que hay por allí cerca. No sabía qué cojones eran las acedías y me las pedí.

Alejandro75 dijo...

Qué queréis que os diga, los peces debieron salir del mar cunado Dani marcó en la final de Copa, jodó, qué pinta más rancia tiene ese pescaito

Selu dijo...

Ya hay que ser malagente pá no invitar ni una pijotita, ojalá les pongan Mahou