jueves, 25 de septiembre de 2014

MIGUEL FUENTES VIZNER “MIGUELO”


Solo dos oficios que se pueden desempeñar con absoluta dignidad  cuando tienes unos caracolillos tan auténticos como los de la foto que acompaña este artículo. Opción uno: cantaor de flamenco gitano canastero. Opción dos: jugador del Sevilla a principios de los noventa (Polster, Mino, Diego, Pozo...). Algunos pueden pensar que una tercera vía resultaría de unir ambas opciones pero tan excepcional hecho de aglutinar los dos oficios sólo ha ocurrido en una ocasión en la que los astros, los planetas y los cometas se alinearon con tan magno resultado. Fue el 16 de febrero de 1969 en Alicante y su resultado fue bautizado bajo el nombre de Miguel Fuentes Vizner.

Con su melenilla salvajemente rizada y sus caracolillos Miguelo, como era conocido por todos, resultó en su día la gran promesa del cante de su localidad. Hijo de la Miguela, cocinera insigne de papas con chocos y del famoso compositor de bulerias “El Potorrito”, desde muy joven se le podía ver como bajaba graciosamente por las calles de barrio tarareando coplillas y rumbas mientras andaba al compás de su cante. No tardaron mucho los cazatalentos del programa de Juan y Medio en oír hablar de él, llegándose hasta la localidad levantina para firmarle un contrato para participar en el  filial de sus programas, Menuda Noche, pero una inoportuna lesión la quinta cuerda vocal le retiró para siempre de su espectacular futuro.

En el hospital trataban de animarle con diversos regalos, siendo su favorito un balón de reglamento y como si de una némesis de Julio Iglesias se tratara, Miguelo dejó el cante y la guitarra para cambiarlo por la pelota. En casa el disgusto fue tremendo no solo porque su mayor no fuera a continuar con tan insigne estirpe familiar en lo que a lo musical se refiería, sino también porque no saldría en el programa de Juan y Medio con las posibilidades laborales que ese conlleva, pero que se le iba a hacer el niño ya no quería otra cosa que la pelotita.

Fueron otros cazatalentos (menos acreditados que los de Juan y Medio, huelga decirlo) los que oyeron hablar de las habilidades balompédicas de Miguelo, consiguiendo firmarle (esta vez sin lesión mediante) para llevárselo a la Escuela de Formación Superior de Hércules de Alicante, donde el chico se convirtió en primera figura con tan solo 18 añitos. Para completar su formación fue agraciado con dos becas en el extranjero, concretamente en Benidorm y en la prestigiosísima escuela de Nastic de Tarragona, volviendo al Hércules tras sumar estas gratificantes experiencias que tanto le había hecho madurar, pasando de promesa a realidad con tan solo 20 años.

Esta fulgurante carrera llamó la atención de todo un señor club de primera como el Sevilla FC y Miguelo entendió ipso facto que sus caracolillos encajarían con un guante no solo en su nuevo destino sino también en una ciudad con tanta tradición como Sevilla. Fue así como en junio de 1990 ambos unieron su destino, en principio se pensó que continuara su formación en el filial sevillista pero con la llegada del nuevo año Miguelo se asentó en el primer equipo, debutando contra el Valencia y presentándose en el Coliseo nervionense en una fecha tan señalada como el derbi sevillano. Al público le llamó la atención lo desgarbado de su condición. Casi sin cuello y ciertamente con un poco de chepa no parecía ser la promesa de la que todos hablaban pero había que verlo. No aportó mucho nuestro protagonista en aquel partido ganado por los sevillistas 3-1 más allá de perder tiempo en el córner al final del partido aun así todavía le dieron oportunidades incluso como titular en sustitución del Chuti Andrades en hasta diez envites.

A la siguiente temporada la falta de sitio en el mediocampo por tener a jugadores con más talento por delante le llevó a aceptar una nueva beca de formación en una plaza menor como Cartagena y al finalizar la misma el Sevilla le comunicó al bueno de Miguelo que con el fichaje de Simeone definitivamente había perdido el puesto, pero la llegada una primerísima figura Mundial como Maradona le hizo permanecer en el equipo aun sin sitio solo para aprender lo máximo posible de él. Apenas disputó 57 minutos repartidos en tres encuentros a principio de temporada y nunca coincidió con El Pelusa sobre el campo (al menos en Liga) por lo que cuando éste se fue, Miguelo también dejó su plaza para probar suerte en Valladolid de Ferreras, dónde cuaja dos buenos años ya sin sus característicos caracolillos pero con la misma peaso de napia boxeadora.

Tras esta experiencia nuestro protagonista solo encuentra acomodo en la categoría de bronce, primero en el Málaga CF y al año siguiente en el Manchego, dónde va de la mano de su compadre Antoñito perdiéndole la pista a partir de aquel momento pues como muchos jóvenes talentos Miguelo ya era un ex niño prodigio… un juguete roto.

6 comentarios:

Cyborg 77 dijo...

Muy mítico aquel Valladolid de los alfonso serrano, Najdoski, Walter Lozano, Rachimov, Castillo, Txelis, Chuchi Macon...

Alvaro dijo...

Miguelo jugó bastante en su época. Se abría bien a banda, parecía peligroso... pero no era nada del otro mundo. El low cost del chuti Andrades.

Mi opinión es que era un futbolista con posibilidades, pero que le faltaba base y formación

Jean Sol Partre dijo...

Siceramente, este tío me engañó, me gustaban sus maneras

Itsawindow dijo...

Me engañó a mi también. Para el recuerdo, sesiones de entrenamiento haciendo abdominales con Maradona, y chupando cámara, que estaba agustito, vamos

german gonzalezvizner dijo...

ese primo ahy es mi primiko chavales

Rafagasable salo mar dijo...

es mi tío y casi todo lo que pone en el articulo es mentira. Para empezar nunca se dedico al cante, siempre le ha gustado el fútbol desde bien pequeño, pues le viene de familia ya que mi abuelo (su padre) fue uno de los mejores futbolistas de alicante incluso llegando a ficharle el atlético de Madrid y no solo él también mi bisabuelo que está en muchos libros de la historia del fútbol. PARA CONTINUAR MI ABUELA NO FUE COCINERA SIEMPRE SE HA DEDICADO AL CUIDADO DE SUS HIJOS. TAMPOCO NACIÓ EL 16 DE FEBRERO Y POR ÚLTIMO FUE UN GRAN JUGADOR LLEGANDO A SER BALÓN CINCO ESTRELLAS CONTRA EL BARCELONA EN LA COPA DEL REY Y MUCHAS MAS COSA DE LAS CUALES NO VOY A ESPECIFICAR.
y SÍ, A MI ABUELO LE ENCANTABA EL FLAMENCO Y ADEMAS ERA UN GRAN ENTENDIDO.