viernes, 18 de octubre de 2013

¡¡QUE VUELVA CARLITOS!!



Hoy tenemos el buen gusto de contar de nuevo en esta casa con uno de sus mejores amigos, Gonzalo Mazarrasa, (lo recordarán de otros capítulos como “Cuando Sevilla era nuestro Wenbley y no éramos campeones”), pero hoy no viene invitado como capo de Fútbol y Pasiones Políticas, una de las webs más interesantes de toda la blogosfera futbolística, sino como miembro de la Penya Mallorquinista de Madrid y como autor del blog Seguimiento Bermellón  para hablarnos de otras de sus pasiones: el Mallorca, y todo a través de uno de sus jugadores favoritos, Carlitos Domínguez. Un sentido homenaje al de Mairena, así que échenle el ojo pero ¡ya!

El Mallorca a día de hoy malvive en 2ª división. La gestión de Serra Ferrer como presidente no puede resultar más funesta. Recogió a un equipo 5ª en el que solo un gol milagroso de un canterano sevillista en el descuento le apartó de la 4ª plaza que teóricamente le hubiera metido en puestos Champions y ahora el equipo está más cerca de la Segunda B y ya ha sido vapuleado en la Copa del Rey… El Mallorca hacía 15 años que no disputaba la división de plata. De la que le había rescatado un muchacho de Mairena de Aljarafe, Carlos Domínguez, Carlitos, el actual seleccionador andaluz de categoría sub-18.

Carlitos irrumpió en el Sevilla con apenas 19 años tras ser el protagonista indiscutible del Europeo Sub 18 de ese verano donde España se alzó con la victoria y Carlitos con la bota de oro (con hat trick en la final). Era un delantero muy rápido. Un incordio constante. Internacional en categorías inferiores (aquí lo vemos junto a Redondo, Roger o Diego Ribera) y que en su primer año en la élite llegó a disputar 29 encuentros y anotar 4 tantos, algunos de bellísima factura. En su segundo año, la competencia arriba y la falta de confianza  le dejaron sin hueco. Probó ir cedido a un segunda, al Mallorca, en el mercado de invierno. Y resultó. 9 goles en media liga… y el Mallorca protagonizando una gran segunda vuelta. Carlitos venía con ganas de comerse el mundo. En un partido contra el Atlético de Madrid B, con 20 años y 1,67 metros de altura no dudó en encararse con un central brasileño, llamado King de 1,90 que perfectamente podría haberlo destripado… Yo veía ese partido en Majadahonda, la cuarta vez que veía al Mallorca en vivo, y esas imágenes te ganan de niño… En fin… Toda una imagen. El caso es que ese Atletico B que iba en puestos de descenso le ganó 4-1 a un Mallorca que iba líder. Tres de esos tantos los hizo otro ilustre sevillano de larga y fecunda carrera en 1ª y 2ª como era el bueno de Yordi. También hay que decir que el Mallorca acabó con 9, con Carreras de portero, Santaella deambulando y con Tito Vilanova sustituido en su único partido como titular de bermellón…  Golpetazo, sí. El Mallorca al final no pudo subir directo y hubo, de enfrentarse por segundo año consecutivo a la promoción… contra el Rayo Vallecano… Era un partido caliente. Al Diario de Mallorca le dio por titular que se enfrentaban “La Isla más rica de Europa contra un suburbio pobre de la Capital”. El autobús del Mallorca fue apedreado al llegar al campo y entre ello se oía a Carlitos con su característica voz “Nooossatacaaaaannnnn”. El decidió tomar venganza. Primero robó un balón,  sorteó un defensa y cuando encaraba la portería fue derribado por Muñiz provocando la roja directa. Aún así, esto no era suficiente ya que el Rayo con 10 logró ponerse en ventaja… así que Carlitos, quiso seguir agrandando su figura. Estaba en todos lados. Hasta que al final un gol suyo a pase de Stankovic devolvió al Mallorca a 1ª. Una Primera división en la que se conservó desde entonces… hasta el verano pasado.

El Sevilla que había perdido la categoría recuperó a su jugador. Pero no logró el ascenso y el Mallorca, en cuanto vio la oportunidad se lanzó a recuperarlo. Regresó a Palma, con nuevo estadio, con equipo en competiciones europeas… Menudo cambio. Y Carlitos vino, como se machó, dispuesto a hacer cosas grandes. Contra el Real Madrid anotaría el primer gol que se hizo en el estadio de Son Moix. Se pasearía por Europa, formando delantera con otro sevillano, Diego Tristán y en la jornada 36 dos goles suyos en el Pizjuán prácticamente empujaban a su Sevilla al pozo de Segunda, al tiempo que ese 0-4 se convertía en la mayor goleada a domicilio del Mallorca.

El año siguiente el Mallorca, con Luis Aragonés en el banquillo y una delantera que formaban Albert Luque y Samuel Etoo acabó 3ª en la Liga. Carlitos, tuvo que acostumbrarse a un nuevo rol. El de revulsivo. Pero su velocidad, sus ganas, su lucha siempre aportaban. 

La campaña 2002-03, de nuevo, la llegada de Pandiani volvía a dejarle en un segundo plano. Pero Carlitos todavía guardaba unas cuantas balas más para hacer historia. En un frío mes de enero, con Etoo sancionado con 4 partidos, Carlitos decidió reivindicar la cuota de protagonismo que merecía. Regresaba a Vallecas, el campo donde había comenzado a forjar su leyenda de mallorquinista. El Mallorca jugaba con 10 desde el minuto 50 por la expulsión de otro sevillano, el lateral Poli. El Rayo era muy superior y parecía imposible rascar algo. Con mucha suerte en un regalo de Imanol Etxeberria, Pandiani hizo un empate que daba al Mallorca muy por satisfecho… pero Carlitos salió sus minutos y dispuesto a pelearlo todo, se hizo con una pelota, encaró al portero y en el minuto 84 hizo el 1-2 con el que el Mallorca se llevaba un triunfo que ni se había planteado buscar, nadie más que él. Ahí estaba yo de nuevo, siete años después viendo al mismo jugador que se peleaba con tipos que le sacaban cuatro cabezas, anotando goles decisivos en 1ª.

Y Carlitos ya no apagó su estrella. Cuatro días después el Mallorca disputaba el encuentro de vuelta de Copa del Rey de octavos de final en Zorrilla. El 2-2 de la ida, ponía al Mallorca en aprietos, así que Carlitos, decidió aprovechar su oportunidad. Tres goles en media hora. Eliminatoria resuelta. Después caerían Real Madrid, Deportivo y Recreativo. El Mallorca ganaría su única Copa del Rey en el Martínez Valero. Por supuesto la gloria se la llevó un tal Samuel Etoo. Que después dejaría el Mallorca para ganar Champions y que siempre será el jugador más grande que ha pasado por este club. Pero quizá, si Carlitos no hubiese jugado en  Zorrilla el palmarés del Mallorca no presumiría ese torneo. Carlitos, por supuesto tuvo sus minutos en la final. Casi se apartó para dejarle a Etoo hacer el tercero. Respetuoso, amable. Antes, de esa mítica final, Carlitos había aportado dos grandes más a su cv balear. El Mallorca, decidió mejorar su mayor victoria como visitante… en el Santiago Bernabéu. Tras ir al descanso perdiendo por 1-0… el Mallorca hizo una manita en la segunda parte. Carlitos sería el encargado de hacer el quinto. Y un par de semanas después, era otra carrera de Carlitos en el minuto 85 la que ponía un 1-2 en el Camp Nou… Cuando equipos como el Mallorca tenían alguna oportunidad de rascar algo en esos estadios…

Carlitos fue un jugador sobresaliente. Entregado. Trabajador. Y sobre todo carismático. Decíamos que puede ser que Etoo no hubiese levantado esa Copa del Rey sin su actuación en Zorrilla. Ese mismo año, en un finde de parón de selecciones, los jugadores del Mallorca se fueron a navegar y Carlitos lanzó a Etoo al agua. A un Etoo que no sabe nadar… Casi ahoga a uno de los mejores futbolistas de la última década. Ese es Carlitos que en el DVD del Mallorca de la Copa del Rey, salen todos los jugadores serios, concentrados, distantes, pasando de la cámara  y es el único, que se acerca, coge la cámara y en un primer plano suelta un “Ayyyyyy ya estamos aquíiiiiii”, con una mezcla de ganas y nervios, como las que teníamos todos. Pero con gracia. Es el Carlitos, que hace pocas fechas, en una foto del Facebook en la que aparecían tres de sus compañeros de cuando el Mallorca hacía grandes cosas, Tristán, Luque y Stankovic en el curso de entrenadores, ponía en comentarios “Vaya cuadro de mamones”. Seguido de las carcajadas de los protagonistas.

Nos hace falta un Carlitos. Que se enfrente con un tio que le saque cuatro cabezas. Que anote los goles decisivos. Que estrenen tu estadio y sea el primer en anotar. Que corra 90 minutos o 3. Que sea capaz de dar lo máximo en el Cerro del Espino, que en el Bernabeu, en el Camp Nou, en el Ali Sami Yen o en una Final de Copa. Y además de eso, que encima nos haga descojonarnos y sacarnos una más que necesaria sonrisa. 

8 comentarios:

Niko dijo...

Gran homenaje a un jugador que le tocó vivir la peor época reciente sevillista pero que, afortunadamente,volvió al Sevilla cuando el equipo resurgió con Caparrós.Al menos pudo vivir la mejor época de la historia del Mallorca.
Recuerdo que en la pretemporada de la 95-96 (la de Toni y el descenso administrativo con el Celta) fui a ver el habitual partido amistoso que el Sevilla jugaba en Rota casi cada verano y mi primo y yo flipamos con Carlitos:Un nota al que le quedaba la camiseta enorme y que corría que se les pelaba.
Parecía que iba a ser un crack pero al final se quedó en el típico delantero revulsivo.En cualquier caso creo que no realizó un mal papel en el fútbol español y al menos demostró que no tenía mala cabeza.

Quino dijo...

Corregidme si me equivoco, pero Carlitos (al igual que Pablo Alfaro) estaba en la plantilla del Sevilla de la 05/06 aunque no jugó hasta que en el mercado invernal se fue al Hércules (creo) ¿verdad?

Si es así... ¿Se considera a Carlitos campeón de la UEFA?

doRCCV dijo...

No son muchos goles en la carrera de un jugador que fué delantero, pero ¿se puede hacer más historia con tan pocos goles? !Que fenómeno¡ Estos son los que me gustan a mí, los tapados como el caso de 'la Copa del Rey de Eto'o'.

Amate Preacher dijo...

De gran interés son sus opiniones como comentarista: un crack. Hay por ahí una foto con una bici...no coment

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Aracnidus Rojiblancus dijo...

Un artista. Yo tb recuerdo la foto de la bici. Tenía yo un perrito vecino que cuando lo soltaban a la calle corría como Carlitos recién soltado el césped, y al perrito (Terry) lo llamábamos Carlitos. Un anécdota flipante, verdad.

Gonzalo Mazarrasa dijo...

Bueno muchas gracias por dejarme aparecer de nuevo por aquí y poder lanzar un pequeño homenaje a Carlitos

Rinat Rafaé dijo...

Al contrario, gracias a ti por animarte qa escribir en nuestra web!!

LA aparició nde Carlitos fue fulgurante, en tres meses ganó el Europeo sub 18, fue máximo goleador con el hat trick de la final, subió del juvenil directamente al primer equipo y se hizo titular a base de goles y velocidad en los meses de septiembre a octubre (culminando con el golazo de Bilbao que nunca me cansaré de verlo). A partir de aquí, quizás se le exigieron demasiadas responsabilidades pues no olvidemos que tan solo tenía 19 años y quizás le pudo un poco la rpesión, no lo se, pero lo cierto es que quizás esos meses fueron los mejores que jugó en el Sevilla(sin desmerecer el resto de su carrera, por supuesto)