miércoles, 16 de octubre de 2013

ANTONIO VERA PALOMO & ANTONIO VERA MORENO

Corría el verano de 2005. Un joven canterano sevillista llamado Antonio Vera hacía la pretemporada con el primer equipo acumulando elogios por su buen hacer en el centro del campo. A tanto llegó la satisfacción por su rendimiento que muchos pensaban que Juande Ramos, el nuevo míster nervionense, le consideraría miembro de pleno derecho durante la temporada. Incluso salió en la Guía Marca su ficha, adornada con el texto “Este jovencísimo mediocentro se ha ganado la confianza de Juande en la pretemporada gracias a sus virtudes como pivote defensivo, puesto en el que hace una gran labor recuperadora ayudando a la zaga”.

Pero a la hora de la verdad no sólo Juande no contó con él, sino que apenas disputó nueve partidos con el filial. Este sevillano nacido el 11 de Octubre de 1986 veía el tren pasar sin poder cogerlo. Tras una cesión no muy fructífera al Mérida (que le hizo perderse la oportunidad de vestir la camiseta naranja del Sevilla) tuvo una segunda oportunidad en el filial, ya ascendido a Segunda, en la temporada 2007-08.


La ilusión volvió. Evidentemente no era comparable a la locura que puede acompañar al homosexual reprimido de Madeira o al hobbit escaquea-impuestos cuando viajan con sus clubes, pero entre la chavalería femenina que acudía habitualmente a la ciudad deportiva de la carretera de Utrera nació el embrión de la Veramanía. Del tirón se le abrió un club de fans en internet, fundado por la Inma, la Patri y la Rocío. Ahí pudimos ver que Vera era un tipo cercano, ya que les concedió hasta la exclusividad y una entrevista maravillosa para conocerlo íntimamente y enterarnos de que su película favorita era “300”, su actor favorito Santiago Segura (algo que no es nuevo entre los futbolistas), su programa de TV “El Tomate”, su partido Sevilla-Sharke 04, y su grupo de música Sin Lache. Enternecedor, no como a nosotros que nadie nos dirige la palabra porque somos unos cabrones, no güena gente ahí. Quizá deberíamos intentar contactar con Vera en su twitter a ver si a nosotros también nos concede una entrevista. Tiene una media de 0´7 faltas de ortografía por tuit, algo que quizá se explica a los dos minutos de este vídeo, cuando afirma que le daba la vara a su madre y a las diez de la mañana se lo llevaba al campo de fútbol. ¿A las diez no se está en el colegio?

La pena que da la entrevista es que pone que su deseo íntimo era triunfar en el Sevilla y eso nunca pasaría, ya que en su retorno apenas jugó tres partidos, por lo que se le da boleta y se marcha al Linares. Él sabe que quizá peco de inexperiencia, pero le asaltan dudas y no se explica qué pasa, así que se sienta con su padre y le confiesa sus dudas existenciales.

Su padre le comenta que ya Nietzsche lo dejó claro en “Así hablo Zaratustra”, lo del eterno retorno y tal. Cuando su retoño le pregunta que quién es Nietzsche, que si es un jugador del Sharke 04, su padre suspira y le dice “niño, ¿te acuerdas de la escena del Arquitecto de “Matrix”?”, a lo que el Vera Junior responde que sí, que estaba “tó flama” la película. Es entonces cuando su padre le comenta “Yo soy tu creador. Tienes muchas preguntas y aunque el proceso ha alterado tu conciencia sigues siendo indefectiblemente un paquete, ergo, vas a quedarte en el camino como tu padre. En el mundo del fútbol somos anomalías sistémicas. Tu predecesor, o sea yo, poseía deliberadamente tus mismas cualidades. Y nuestras carreras acabarán en el mismo sitio”.

Efectivamente, el progenitor, Antonio Vera Palomo, nació en Sevilla el 8 de Octubre de 1964, ingresando a los diez años en la cantera del Betis. En sus inicios prometía mucho como centrocampista, formando parte del equipo que ganó la Copa del Rey juvenil en 1983, y llegaría a debutar con el primer equipo en San Mamés, en toda una semifinal de Copa, dos años más tarde.

Pero aquel partido fue una excepción, porque tras un par de temporadas más, cuando salió del filial fue para vestir la verdiblanca del Atlético Sanluqueño. Utrera, Los Palacios, Mairena y Fregenense fueron el resto de equipos de su carrera.

Al conocer la verdad su hijo decide aceptar su destino, hasta el punto de que se marcha al Betis C para repetir al dedillo los pasos de su padre. Es en el segundo filial verdiblanco cuando sufre una lesión que le tiene toda la temporada 2010-11 en blanco.

Al año siguiente retorna vistiendo la camiseta del Alcalá, aunque la segunda mitad de temporada la pasa en el Plasencia. En la temporada 2012-13 ficha por La Hoya.

Jejejeje, La Hoya…

Esta es la historia de la saga. Quizá dentro de unos años veamos un tercer Vera en la cantera de un equipo sevillano, prometiendo mucho y…¿quién sabe? Quizá no consigan regular la anomalía sistémica. Siempre queda la esperanza, la quintaesencia del engaño humano, que es al mismo tiempo la fuente de nuestro mayor poder y nuestra mayor debilidad.

6 comentarios:

Rinat Rafaé dijo...

Como la Inma, la Patri y la Rocía se enteren que te has metio con la ortografía de Vera se te van a echar encima y van a dejar a la madre de Melli a la altura de una monjita!

Ojico con ellas!!

PD: Estoy pensando en fundar otro club de fans de Vera saltandome a la torera el documento exclusivo na más que pa ver que pasa...

Cyborg 77 dijo...

Durísimo el club de fans jajaja

la Patri dijo...

como miembra del club ofisia de fans sus voy a matar a todos

Anónimo dijo...

Esto a que viene? Quien eres para mrterte asi con una persona que ya hace.mucho.tiempo que se ha retirado de.las pistas de juegos y menos meterte con sus cosas personales y sin coherencia.

Dani dijo...

Estimado anónimo: Bienvenido a Internet, hoyga. Yo seré su guía

Anónimo dijo...

Este Antonio Vera junior es un grandísimo.... que se merece lo peor y que le den un gran escarmiento. La persona con más maldad que he conocido nunca, que no os engañen las primeras apariencias, es un auténtico demonio.