lunes, 3 de marzo de 2014

JOSÉ LUIS BARANDIKA AMORRORTU

Un medio especializado en el deporte sevillano cuyo nombre no diremos (na, que carajo, ni que se fueran a hacer de oro a base de nuestro humilde blog: Es Muchodeporte) ha decidido montar su propia sección colussokukletera (llamada el petardazo en este caso) supongo que a fin de hacernos la competencia sin ningún tipo de pudor e incluso teniendo el descaro de haber sacado ya a uno de nuestros jugadores referencia (A Kukleta, señores ¡a Kukleta!) sin ni siquiera ser capaces de nombrarnos (en este sentido debemos agradecer por su caballerosidad a otras páginas que si lo han hecho como J. Julián Fernández S en su sección de vavel.com “Yo jugué en el Real Betis” que accedió incluso a escribir en nuestra firma invitada, a Alejandro Sáez que le preguntó a Colusso por nuestro blog en Estadio Deportivo o a Pablo Díaz que nos citó en su leidísimo blog La Liga Hecha un Cromo, por poner algunos ejemplos recientes) . Lo próximo seguramente sea sacar a Colusso, no me cabe la menor duda, así que mientras esperamos que el astro argentino pase por sus páginas, hemos decidido coger el toro por los cuernos y contraatacar sacando a jugadores que ellos vayan sacando y que nosotros no hayamos hecho. Básicamente para enseñarles a los chavales como se hace un articulito de estos….

Lo primero y para nosotros fundamental es buscar una foto del jugador. Sacar un recordatorio de un jugador sin foto es muy muy cutre, básicamente porque hay gente que no recuerde el nombre pero si le suene la cara. Nosotros además solemos darle más valor al hecho de que en la foto del jugador del que hablamos, éste salga con la camiseta del Betis (o el Sevilla en su caso) a no que sea una foto cualquiera sacada de una búsqueda pachanguera en google. A veces esto cuesta más de lo deseable, pero hasta ahora lo vamos consiguiendo en mayor o menor medida, en muchas ocasiones gracias a vosotros nuestros lectores. En este caso nosotros hemos elegido esta foto en la que Barandika posa en el Benito Villamarín mirando desconfiadamente hacia a la derecha de brazos cruzados al más puro estilo de nuestro ídolo Román, posición que obviamente es sagrada para nosotros.

En segundo lugar ponemos en situación al jugador en un contexto para posteriormente contar su historia. A veces el argumento nos lo inventamos, a veces es una chorrada que se nos ocurre pero que nos hace gracia y otras veces tiramos de trayectoria con algún chascarrillo. Obviamente ante el enfoque de la web lo suyo es tomárselo directamente a cachondeo, vale que a veces no lo conseguiremos, pero la intención subyace en cada uno de nuestros textos pues si no fuera así el recordar a las medianías del fútbol sevillano nos produciría un estado de encabronamiento continuo y tampoco es plan de hacer venir a nuestro médico de cabecera cada dos por tres a nuestro hogar por subidas continuadas de la tensión. En el caso que nos ocupa el contexto en el que les presentamos hoy es enseñarle al shico de muchodeporte como hacer un artículo colussokukletero sin caer en el encefalografía plana.

La tercera lección es muy importante, se trata la de buscar información del jugador en cuestión sobre el que vamos a escribir. En esta fase puedo asegurarles que en ocasiones buscamos e indagamos como locos en todos los medios a nuestro alcance (que son los que podrían tener cualquiera de ustedes, amados lectores) intentando contrastar la información para intentar cometer las menos torpezas posibles o para poder comparar algunos datos difusos. En este último punto es importe saber con qué tipo de información estamos tratando, porque claro si no es así puede pasarles como en el programa de Sevilla FC TV “Todos al Diván”, que relataron como cierta la historia absolutamente inventada por mi desestructurada mente acerca del origen del apelativo de “La Cobra” Axel, como a El Comercio de Gijón que se creyeron que Richard iba deambulando de mercadillo en mercadillo ambulante o como bien le ha pasado a nuestros amigos de muchodeporte en esta nueva sección al relatar la historia de Juan Carlos Pérez Rojo, que tomaron como cierto el dato de que Rojo había sido elegido balón de oro del mundial sub 20 por delante de Maradona y basaron toda su misiva en este dato.

Una vez superados estos tres pasos pues toca ponerse a contar la historia del jugador, que ya va siendo hora, pues llevamos ya cuatro párrafos y el pobre Barandika en un injusto paralelismo con su trayectoria en el Betis sigue en el banquillo cuando hoy el absoluto protagonista es él.

José Luis Barandika Amorrortu nacido en el País Vasco, tierra de grandes porteros, concretamente en Lemona un apacible 7 de junio de 1959. Sus primeros pinitos serios como guardameta los realiza en el equipo de su localidad natal con tan buen desempeño que su nombre empieza a sonar en los corrillos balompédicos de tal manera que todo un Real Madrid mandó a sus ojeadores para seguir al que ya apuntaba como sucesor de Iribar. Un espía culé logró acceder a los informes del empleado madridista y deslizó la información a los mandamases barcelonista que en una rápida maniobra le arrebataron el portero al rival para incorporarlo a su cantera con la única intención de joderles, pues Barandika no contó en ningún momento para los técnicos azulgranas que incluso llegaron a bajarle del Barcelona Atlètic al Barça amateur, con el lógico enfado de nuestro protagonista de hoy.

Ambas partes decidieron que lo mejor era seguir sus vidas por separados y el bueno de José Luis apostó por continuar su formación en las divisiones inferiores del Osasuna, aceptando de buen grado una cesión al Logroñés en su primera temporada. Tras este préstamo tuvo que cumplir el obligatorio servicio militar para volver a Pamplona posteriormente donde tras un año en el equipo filial da por fin el salto al primer equipo en el que tras la lesión de Vicuña (meta titular hasta el momento) logra por fin su ansiado debut en primera división. Si bien se anfianzo en la meta rojilla, sus actuaciones no fueron todo lo convincentes que cabía esperar (se le recuerda sobre todo una cantada espectacular contra el Sevilla que acabó con gol de Magdaleno), motivo por el cual el Osasuna no tuvo problema ninguno en rescindirle el contrato una vez finalizada la temporada mientras el portero se encontraba de viaje de novios.

En junio de 1983 y de absolutamente por sorpresa se cruzó el Betis en su camino y decimos de manera sorprendente porque el Betis contaba ya para afrontar la temporada 83/84 con una bestia como titular del arco que no dejaba ni las migajas a sus competidores como Esnaola y a dos porteros que con resignación aguardaban que el equipo les necesitara para intentar demostrar su valía como Salva y Barroso, por lo que Barandika venía para ser el cuarto portero de la plantilla verdiblanca. Su llegada solo se explicaba por el desembarco en Heliópolis esa misma temporada del que había sido su entrenador el año anterior, José Alzate, pero aun así extrañaba y mucho que se reforzara una posición para la que el Betis tenía un evidente superávit de jugadores.

El vasco ni mucho menos se achantó ante este reto y al ser presentado declaró que venía “a quitarle el puesto a Esnaola” (cuántas veces habremos dicho ya que no es la presentación de un jugador el momento para ponerse bravo, cuántas… pues nada que hay quien no se entera) y que “no le gustaba definirse como portero” (tenía muy asumido lo de calientabanquillos, por lo que se ve…) Una lesión en pretemporada y la plena forma que Esnaola todavía exhibía hicieron que Barandika no oliese la meta del Betis en Liga durante todo el campeonato en la que tan solo Salva  pudo rascar minutos en un mísero partido, sin embargo no se quedó sin debutar en partido oficial y esta oportunidad le llegó en la Copa de la Liga (de la Liga, señores de Muchodeporte, no del Rey, d-e-l-a-l-i-g-a). Alzate tuvo a bien ofrecerle el segundo tiempo en el partido de ida de la eliminatoria que enfrentó al Betis contra el Sporting de Gijón Atlético (el primero lo jugó Salva) y todo el partido de vuelta en el que el Betis encajó cuatro goles de la mano del todopoderoso (¬¬) filial sportinguista en un partido que acabó en empate a cuatro y que pasaron los verdiblancos en los penaltis.

Y aquí se acabó la trayectoria de Barandika como jugador bético, pues a pesar de haber firmado tres años, la siguiente campaña la juega cedido en el Alavés y en la 85/86 se desvincula del Betis para fichar por el Palencia CF, que a los pocos meses de llegar nuestro homenajeado de hoy desapareció lo que propició la retirada prematura del balompié de este ex bético que por lo menos pudo presumir de haberle ganado la partida a Barroso como tercer portero (o como quiera que le guste que le definan) de la plantilla verdiblanca.

Y así amigos de “El petardazo” de Muchodeporte es como normalmente hacemos los artículos en Amigos de Colusso vs Amigos de Kukleta, no decimos que sea la única manera de hacerlo, ni siquiera que sea la mejor, pero estoy seguro que si queréis desbancarnos en nuestra denominación de origen en el fútbol sevillano no les vendrá mal seguir alguno de los pasos que les hemos comentado al inicio de esta entrada. 

¡Ah! Solo una cosa más, contéstele alguna vez al pobre José MME por el twitter, hombre de dios, que todos los lunes le deja un comentario y no ha sido usted ni para responderle a ninguno y tengo al chico un poco preocupado…

13 comentarios:

Gonzalo Mazarrasa dijo...

A las armas! A las armas!

Alfonsobis dijo...

Lo del petardazo me estaba resultando familiar en esa página (de la que soy asiduo) cada vez que me metía, pero mi espesura es tal que no llegué a pensar en vosotros ni en plagio, ahora ato los cabos, descubro toda la verdad y me quedo frío como si se tratase del más terrorífico desenlace de una película al más puro estilo El sexto sentido o Saw.

Al contraataque, a defender lo que es vuestro!

Jose MME dijo...

Insto a nuestras huestes con cuenta de twitter a que saluden amablemente a @Joanjibez, a ver si se anima a comentar por aquí.

Alfonsobis dijo...

Falta Barroso para que terminen de salir por aquí los tres terceros porteros béticos del año 83!

Martin Lee Gore dijo...

¿No se habrá pasado alguna vez "ershico" por aqui con el tan sesudo y rebuscadosobre nombre de "Anónimo"?

Rafa dijo...

Que poca verguenza tienen los "profesionales" de la prensa deportiva. ¿Os ha contestado ya o ese no canta ni arrancándole las uñas?

Y por decir algo de Barandika (no lo conocía) me ha llamado mucho la atención que dijera que no le gustaba definirse como portero, porque fuera de coñas... Si eres portero ¿cómo leches te defines entonces? ¿guardameta?

Alvaro Ruiz dijo...

Pues el muchacho que redacta "El Petradazo", ése cuya foto parece que la ha sacado del reparto de extras de "The Walking Dead", encima va y saca pecho:

http://www.muchodeporte.com/blogs/10/el_petardazo

Atención al primer párrafo...

Jose MME dijo...

Jojojojojo, el primer párrafo de lo de Perdomo es de jefazo. Al final se le coge cariño.

Rinat Rafaé dijo...

Joder, es que somos unos cabrones!! El nota tendría sus tres parrafitos de rigor para presentar a Perdomo y le hemos hecho estrujarse la cabeza para sacar una sesuda respuesta a nuestro ataque directo. Ahora una vez leida su contestación tengo claro una cosa... no se ha enterado de nada.

McMinn dijo...

Esto es un ataque de "Alteradismo" contra "el abutanado portal" o una estrategia colussokukletil para darle visitad al truñazo ese que ya casi nadie lee???

Para cuando un articulo sobre el gran Cholo??

Rinat Rafaé dijo...

Claramente es un ataque de alteradismo pa conseguir muchos seguidores en twitter.

PD: ¿¿Se refiere al Cholo Low Cost??

Jean Sol Partre dijo...

Illo a mi Cholo me gustaba, sólo por cómo dejó pasar el pase de Ramón en el gol de todos al suelo de Francisco en el Villamarín merece la pena

McMinn dijo...

Con Cholo se puede iniciar otro topico como el de las cesiones son malas.

Todo jugador que viene del Madrid al Sevilla es un truño. Las excepciones que confirman la regla serían Negredo y Salguero