lunes, 3 de noviembre de 2014

LAUREANO BISAN-ETAME MAYER “LAUREN”

¿Qué sevillista no ha fantaseado nunca con el equipazo que podría tener el club si no tuviera necesidades económicas o si tuviera un grifo de dinero sin fondo como el Madrid o el Barcelona? Y no hablamos de sacarte la chorra y que se te caigan los leuros para comprarte al crack que te de la gana para montar un equipito rollo PcFútbol 5.0, no. Me refiero al caso de  haber tenido el suficiente poderío económico simplemente para haber disfrutado de los mejores años de los José Mari, Marchena, Velasco, Jesuli, Reyes, Baptista, Sergio Ramos o Dani Alves, entre otros, a los que si unimos los Jesús Navas, Capel o Puerta hubiera resultado un equipo de autentico ensueño completamente plagado de canteranos. 

Porque claro, es muy fácil presumir de ser un club que cuida la cantera cuando te sale un Messi, un Iniesta, un Puyol o un Xavi y no tienes ningún tipo de problemas en pagarles 10 millones de pavos todos los años o de pagar 40 millones de € por uno que se te fue, pero lo realmente difícil es mantenerlos cuando te dedicas sacar a los chicos para que luego te llegue el ricachón de turno y se los lleve poniendo sobre de la mesa una mandanga que ni el jugador ni el club podrían haber imaginado cuando ese mismo chiquillo campaba por la Ciudad Deportiva estrenando las botas que le habían regalado por su comunión. 

En ese once ideal imaginario siempre había quien se acordaba de Lauren, que en su día lo partía con el Arsenal, pero en este caso no fueron las penurias económicas o deportivas las que nos privaron de un jugador que estuvo durante varios años entre los mejores del mundo en su puesto, sino por la torpeza de no haber apostado por el diamante en bruto de un chaval que destacaba en todas y cada una de las categorías en las que iba participando.

La historia de Lauren es digna de superproducción estadounidense. Sus padres eran originarios de Guinea Ecuatorial, nacidos cuando el país africano era aun una colonia de España (momento para recordar este artículo ya publicado en su día) por lo que tenían tanto la nacionalidad española como la guineana. El señor Bisan-Etame era director de Telecomunicaciones en el gobierno de Macías cuando estalló el golpe de Estado de Teodoro Obiang que lo capturó preso a él y a su señora recién embarazada de su decimonoveno (y penúltimo) hijo con la intención de fusilarlos pero gracias a la ayuda de un familiar militar lograron escapar a la carrera y refugiarse en Kribi (Camerún) donde la señora Bitan-Etame pudo dar a luz el 19 de enero de 1977 a un retoño al que bautizó con el castizo nombre de Laureano. 

Al cabo de unos meses la mayoría de la familia logra abandonar Camerún y poner rumbo a su otra patria con la ilusión de instalarse en un por aquel entonces incipiente barrio de Montequinto. Un barrio nuevo para una vida nueva. El patriarca encuentra acomodo laboral en la Junta de Andalucía y los Bisan-Etame Mayer dejan al fin a un lado la terrible experiencia vivida para comenzar de nuevo junto con otros compatriotas que habían sufrido idéntica y desagradable situación, como la familia Bodipo, con la alegría y el orgullo de ver como sus chiquillos juguetean con la pelota por las calles del barrio sin la menor preocupación

Fue en las calles del barrio Dos Hermanas donde Laureano mostraba su talento como futbolista pachanga si y pachanga también, lo que no pasó desapercibido para los ojeadores de la vecina Ciudad Deportiva del Sevilla FC que no dudaron en reclutarlo para su cantera cuando tenía 11 años. Desde ese preciso momento el guineano se convierte en fijo en todas las categorías jugando inicialmente de delantero centro, aunque fue escorándose a la banda y retrasando su posición a medida que iba ascendiendo de categoría. 

Al cumplir los dieciocho años y dado que había desaparecido la Liga Sub-19, el Sevilla decidió cederle una temporada al Utrera (95/96) y unos meses al San Fernando (de agosto a diciembre del 96) club en el que Lauren cuaja unas sensacionales actuaciones lo que insta al club nervionense a recuperarlo en el mercado de invierno para atar al jugador para lo cual se le propuso firmar un contrato amateur lo que no convenció del todo al Lauren que quería un contrato profesional y hacer la siguiente pretemporada con el primer equipo.

Lauren jugó a muy buen nivel con el Sevilla B aquellos meses de 1997, titular en casi todos los encuentros y autor de tres goles, lo que no le valió sin embargo para que cedieran a sus reivindicaciones lo cual molestó mucho al bueno de Laureano que veía como a pesar de los malos resultados del primer equipo (que acabó bajando a segunda) Julián Rubio no ponía sus ojos en él pero sí en Loren, Luque, Asián o Velasco para ascender con los mayores y tampoco tenía intención de promocionarlo tras el descenso. Los responsables de cantera pensaron que "como este tengo yo un millón" (resultó que no era así) y en medio de tanta tensión contractual apareció el Levante, le ofreció un contrato profesional y mediante un cambio de residencia la joven promesa de Montequinto acabó para siempre su etapa en Nervión. El Sevilla intentó retenerlo haciendo la típica jugada de inscribirlo como profesional una vez conocido el percal y presentando la correspondiente denuncia ante los comités federativos que finalmente le dieron la razón al Levante.

A partir de aquí la historia es más o menos conocida. Lauren se sale en segunda división con los valencianos y es adquirido por el Mallorca por la nada despreciable cifra de trescientos millones de pesetas. En el equipo balear se convierte en una pieza clave de aquel fantástico equipo que de la mano de Héctor Cúper y con los Miquel Soler, Engonga, Ibagaza, Arpón, Carlitos o Paco Sanz quedaron terceros en Liga y llegaron a la final de la Recopa de 1999. Los grandes se empezaron a fijar en él lo que supuso una puja entre equipos de la talla del Real Madrid, la Roma o el Arsenal para hacerse con los servicios del prometedor jugador.

Lauren estaba de moda pero no solo en el ámbito de clubs, también el de selecciones. Camerún había estado rápida y aprovechando su lugar de nacimiento convocó e hizo jugar al hispano-guineano-camerunés con la absoluta de modo que cuando la Federación Española reaccionó ya era demasiado tarde. Con los leones indomables fue convocado para el Mundial de Francia 98 y para el de Corea y Japón del año 2002; ganó las Copas de África de 2000 y 2002; sin embargo el mayor momento de gloria lo vivió en las olimpiadas de Sídney 2000 en la cual Camerún se hizo con la medalla de oro ganándole la final a la España de Xavi, Puyol, Angulo, Albelda, Tamudo… y Marchena y José Mari, compañeros en el Sevilla B. Según declaró Lauren la alegría fue inmensa pero tuvo sentimientos encontrados al ver como amigos con los que se había formado y a los que conocía de toda la vida lloraban una derrota que también era un poco suya pues tanto él, como su familia como sus antepasados siempre se han sentido españoles. Pero Camerún ganó la final y Lauren, que fue máximo goleador del torneo,  subió a recibir la medalla de oro con la camiseta española que se cambió con Marchena.

Finalmente fue el Arsenal el que se hizo con lateral camerunés previo pago de dos mil millones de pesetas (unos 12 millones de euros) toda una fortuna de la época. En Highbury Laureano Bisan-Etame Mayer se convierte en leyenda de todo un Arsenal de ídem que dominó la Premier a principios del siglo XX (valga como ejemplo como toda una eminencia en Londres como Patrick Vieira lo elige en su once ideal de la historia del Arsenal). Arsene Wenger lo reconvierte en lateral derecho y lo hace fijo de una escuadra que junto a jugadores como Bergkamp, Thierry Henry, Cesc Fabregas, José Antonio Reyes, el mencionado Vieira, Overmars, Ashley Cole, Sol Campbell, Ljunberg, Pirés, Kanú y un largo etc recibe el sobrenombre de Los Invencibles y con los que gana dos Premiers, tres FA Cup y dos Community Shield. Tras siete años como gunner, una lesión le hace perder el puesto y decide marcharse al Portsmouth, equipo en el que permanece dos temporadas y con el cual conquista una nueva FA Cup para su palmarés.

Con 32 años, la última aventura de Lauren como profesional fue en el Córdoba en la temporada 2009/10. Al el equipo califal llega en el mercado de invierno y disputa tan solo 5 partidos que suponen los últimos de su carrera profesional pues al finalizar su compromiso contractual decide colgar las botas. Actualmente Lauren es embajador del Arsenal y comenta los partidos de La Liga para Sky Sports.

6 comentarios:

Alfonsobis dijo...

Que grande la historia de Lauren, y que de cosas aprendemos de viejos jugadores que ya ni nos acordábamos gracias a vosotros, una vez más, chapeau!

Anónimo dijo...

Que gran verdad y que bien expuesta la falacia de que el Barça es un equipo "de canteranos" así cualquiera

José María dijo...

Gran reportaje este sobre Lauren. Que tristeza de año tuvimos que sufrir los sevillistas. No sé si se me partía más el alma viendo como el judas de José Mari nos lo había quitado Jesús Gil riéndose de nosotros por 150 millones de ptas , o la cagada de lo de Lauren que lo dejaron escapar la "visionaria" secretaría técnica de la época con el inefable Ros Cabezas a los mandos, que dejó escapar a Lauren pq no pasaba nada porque íbamos a fichar a Thetis,Eboue,Vukicevic,Enría. Menos mal que me consolaba esa temporada viendo al dios griego Tsartas y su zurda de oro.Un saludo

Jose MME dijo...

No sé si me falla la memoria pero creo recordar que en aquel 0-4 que el Levante, colista de Segunda, le metió al Sevilla, Lauren fue de los destacados y puede que fuera el partido decisivo para que el Mallorca lo fichara.

A la selección camerunesa llegó de manera curiosa. El seleccionador hablaba de la necesidad de encontrar un jugador de banda derecha con el capitán del equipo, y resultó que éste era un tal Jacques Songo´o que le comentó que en la Segunda División española había un chavalito que lo mismo valía la pena probarlo. De esta manera fue convocado sin hablar ni papa de francés y con el que fuera guardameta del Deportivo como intérprete.

Gonzalo Mazarrasa dijo...

Ohhh me tocaís el corazoncito mallorquinista, y por tanto camerunés que tenemos.

Lauren fue un fichajazo de cojones. Yo veraneaba en Valencia y cuando lo fichó el Mallorca según contaban se había salido en el Levante. Venía a sustituir a Mena, que había hecho muy buen año y lo había fichado el Atlético junto a Valerón... y acabaron descendiendo. Y Lauren jugó una campaña espectacular. Con gol, con llegada, con desborde, con trabajo incansable. El equipo fue 3ª y subcampeón de la Recopa. De hecho, aún maldigo una parada que hace MArcheggiani a Lauren con empate a 1... Dejó el Mallorca en la Champions y se fue al Arsenal. Y curiosamente cayeron en el mismo grupo lo cuál permitió un pequeño reconocimiento y cariño del público. Y después con el Arsenal pues lo ahí narrado. Formó parte de unos de los mejores conjuntos de la década y se reconvirtió con éxito en un solvente lateral.

De la Selección sabéis más que yo. Sabía que él mismo contaba que le llamaron con 18 años para jugar un Mundial y a ver quien se niega, que posiblemente hubiera tenido éxito con la Selección Española. Además Camacho sí llamaba gente de equipos ajenos a Real Madrid-Barcelona. Luego, se retiró prematuramente de la Selección sin llegar a explicarse muy bien cuando todavía quedaban buenos años y tenía Camerún un equipo interesante.

Por cierto, ví en Teledeporte hará un tiempo esa final de Camerún-España de Sydney 2000. Que gran partido. Y que buenos recuerdos me despierta Lauren.

PD Que honor ver un enlace a Seguimiento Bermellón! Jaja! Se agradece.

Antonio Molero dijo...

Me habéis dado una idea con lo del equipo de canteranos. A ver que os parece el que he formado con jugadores de ls últimos 15 años:

Javi Varas
Velasco-Sergio Ramos-Marchena-Alberto Moreno

Jesús Navas-Reyes-Capel-Puerta

José Mari-Salva Ballesta

Excepto Javi Varas todos han sido internacionales y en el banquillo podriamos tener a Lauren, Antoñito, Jesuli,Carlitos, Gallardo, Campaña, Luna o Luis alberto... casi todos internacionales en categorías inferiores.