lunes, 9 de septiembre de 2013

ANDREI FRASCARELLI



Andrei de chico siempre tenía hambre. Mucha hambre. Era el típico niño que como te viera en el recreo con un bocadillo corría hacia ti para pedirte un bocaito con una cara de niño de cartel de Domund y a los pobres chavales de los Salesianos de su Pederneiras  natal le resultaba imposible decirle que no, a pesar de que el cabrón siempre hacía lo mismo y daba su bocaito con la boca abierta al máximo para acaparar la mayor cantidad de bocadillo posible. Ahora, como a ti se te ocurriera pedirle el hijoputa te ponía el dedito en el bocata para que no le cogieras más de la cuenta. Con las cosas de comer Andrei no partía peras. Después del cole el chiquillo se iba a casa y se merendaba un tazón de Frosties, dos Panteras Rosas, medio paquete de Granolas de chocolate y siete u ocho magdalenas cada día, por lo que como podrán adivinar su rol en la pandilla era claro: Andrei era el gordito. 

Su madre preocupada por el sobrepeso del niño lo llevó al endocrino que le recomendó que lo apuntara a algún deporte a ver si así por lo menos hacía algo de ejercicio y claro, como en Brasil el fútbol es el deporte más popular pues lo apuntó a la escuela del XV de Jaú con tan buena suerte que al chiquillo le gustó aquello y a pesar de al principio pasarlo mal por su evidente falta de forma física, al final consiguió adelgazar e incluso asentarse en su equipo, lo que finalmente le llevó a plantearse seriamente la opción de futbolista como profesión para el futuro y así fue.

Del XV de Jaú pasó nada más y nada menos que al Palmeiras, de ahí al Goias, Flamengo, Fluminense e incluso se permitió aventurarse a baldosear un año en Rosario Central, pero no le fue bien del todo y volvió a Brasil para continuar con su costumbre de equipo por año y prestar su servicios al Juventude y al Atlético Paraenense hasta que sin comerlo ni beberlo todo un club europeo como el Atlético de Madrid se interesó por él para reforzar la zaga, coja tras la marcha de Solozabal al Betis, y lo incorporó a su plantilla junto a Juninho, Vieri, Jaro, Futre o José Mari, entre otros. No le fue mal en el Calderón gozando de la confianza de Antic que lo convierte en el central titular, aun así nunca disfrutó de la total aprobación de los mentideros atléticos que siempre desconfiaban del brasileño por parecer un poco pasado de peso y  lento. A pesar de ello 40 partidos jugados y cuatro goles no son ni de coña malas cifras para un defensa que sin embargo no le sirvieron para que el Atlético apostara incondicionalmente por él como apuesta de futuro por lo que al año siguiente Lopera, a petición de Aragonés (seguramente cautivado por el golazo que se metió en propia puerta en el partido contra los béticos) llegó con 500 millones de pesetas de la época (un buen dinero) y a Jesús Gil le faltó tiempo para acompañarlo de la manita al AVE.

Contento por su temporada en la capital, Andrei se pegó unas buenas vacaciones en las que no se quitó de ningún capricho, pero al llegar la hora de volver al tajo Luis, su mentor, se había ido por sorpresa y de tanto mojar los molletes en la salsa de las coquinas en los chiringuitos llegó completamente fuera de forma con incluso con cierto riesgo de lesionarse de gravedad a causa de su sobrepeso, lo que automáticamente hizo desconfiar a Cantatore que no contó con el brasileño ni para los amistosos, desconfianza que ratificó Clemente una vez destituido el argentino que tampoco le dio oportunidad alguna, así que para no desesperar al chico, se le cedió al Santos en el mercado de invierno.

Tras un decepcionante undécimo puesto, el Betis acomete la renovación de la plantilla y le da el timón del equipo al “maestro” Griguol, trayéndose para la zaga a un hombre de su confianza como Crosa y dejando de un lado al bueno de Frascarelli, que para colmo se incorporaba más tarde a causa de la cesión al Santos y volvía a venir bien cebadito. Se le intentó recuperar para la causa, pero a pesar de que lo sometían a una dieta estricta, Andrei no rebajaba ni un solo gramo. Los pobres resultados del régimen especial hicieron desconfiar a un hombre tradicionalmente crédulo como Lopera que, como ya hiciera en la fiesta de Benjamín, se puso su gabardina y su lupa y al más puro estilo detectives Larry’s rastreó e investigó a fin de descubrir el origen del problema hasta que por fin en una concentración entró por sorpresa en la habitación del brasileño y descubrió el pastel pillándole in fraganti zampándose un par de latas de atún que tenía escondidas con un bollo de pan. Esto fue demasiado para el bueno de Don Manué que pregonó a los cuatro vientos su descubrimiento señalando directamente a Andrei que quedó completamente marcado por el caso “latas de atún”. La presión pudo con el jugador que incluso pegó una espantá y se largó sin dejar señales, dejándole el club sin ficha profesional lo que supuso el fin del brasileño como jugador bético cuya trayectoria podemos resumir en las siguientes estadísticas: cero partidos, cero goles, cero tarjetas amarillas, cero tarjetas tojas y cero minutos en dos temporadas como verdiblanco.

Con contrato aun en vigor, con el Betis en segunda, en rebeldía y en paradero desconocido, parecía el fin de la carrera como futbolista de Andrei Frascarelli, sin embargo un hombre misericordioso como Lopera pensó en la chiquilla del brasileño y se apiadó de él, dejándole marchar por tan solo 25 millones de pesetas al Uniao Sao Joao, pero dejando bien claro que el Betis (o sea él) asumía la pérdida económica de su fichaje por mera caridad cristiana.

A partir de ahí Andrei retomaría su costumbre de equipo por año jugando en Botafogo, Marilia, Fluminense o Guaraní e incluso se aventuraría de nuevo al extranjero para jugar durante dos temporadas en el Weiis Ahlen alemán, para finalmente acabar su carrera en el Rio Claro y en el Ceilandia donde se retira en 2008, aunque aun descolgaría las botas por un breve periodo en 2011 para ayudar a su equipo de juventud, el XV de Jaú en algunos partidos.

Hace escasamente un par de semanas Andrei fue noticia al ser acusado de estar estafando miles de reales a la Seguridad Social ya que participaba en los torneos ShowBall y a la vez recibía una paguita a causa de una enfermedad crónica de su rodilla. Un poquito de caridad, señores de la seguridad social brasileña, que seguro que ese dinerito era pa’comer…

15 comentarios:

Jose MME dijo...

Recuerdo el glorioso gol con el Atlético. Molina venía vestido de rojo y blanco con una ropa horterísima y la grada se estaba pitorreando de él cantándole que era un payaso.

Fue en la primera jugada, sacó el Betis de centro y la mandó a banda izquierda, a Jarni. El croata centró al punto de penalti. Allí estaba Andrei que fue a despejar y le dio tan horrorosa mente mal que la mandó hacia atrás en vez de adelante. Aún así iba muy flojita y no hubiera sido difícil para el portero pero no sé que hizo Molina que se le coló entre las piernas de la manera más ridícula posible. Un gol de bombero torero, el más vergonzoso que he visto en vivo.

De cualquier manera al final perdimos 2-3. Fue el día que debutó Valerio por expulsión de Prats, y que lo primero que hizo fue coger el balón de la portería porque Juninho le coló la falta por la escuadra. Ése gol fue el 1-1. Luego Vieri nos remató.

http://colussoscontrakukletas.blogspot.com.es/2012/05/joaquin-enrique-valerio-olivera.html

Todo un "must be" para empezar la temporada.

http://www.youtube.com/watch?v=jh1rpjlw8xA

Me imagino a nuestros seguidores todo el verano cantando esto:

http://www.youtube.com/watch?v=D0yxAGyL3V4

Anónimo dijo...

TENEMOS CONSTANCIA DE QUE LAS LATAS FUERAN DE ATÚN...?
CREO HABER LEÍDO POR AHÍ QUE LAS SUSODICHAS ERAN DE MELVA...
POR FAVOR, ACLÁRENME ESTE PUNTO PUES ESTOY EN UN "SINVIVIR"...

Rinat Rafaé dijo...

Pudo haber confusión en su día acerca del producto debido a que la etiqueta de las latas de melva del Mercadona son similares a las etiquetas de las latas de atún del Continente, de donde eran las que se jamaba Andrei.

Al parecer a Andrei la melva le produce unos zarpullidos en el lóbulo derecho de la oreja y a causa de ello el médico se la prohibió. En cambio con el atún no tiene problemas, así que confirmamos que las latas eran de atún.

Anónimo dijo...

Gracias por esta aclaración ...ahora si que puedo seguir con mis "quehaceres" diarios...un abrazo chavales !!!

Gonzalo Mazarrasa dijo...

Joe la que le le dio tiempo a liar a Luis en ese verano "que me voy, que no me dejas, pues me retiró, pues vale vete" en el Betis.

La verdad... yo a este tio solo le recordaba en el Atleti. De hecho, le estaba mezclando con otro central brasileño que metió un gol en el Madrigal cuando no se quién estaba tirado y se agravó la polémica sobre lanzar el balón fuera... En fin, Un cacao gordo. Como él.

Rinat Rafaé dijo...

Y el cabreo que se cogió Lopera cuando años después fichó por el Oviedo, diciendo que Luis le había engañao, que le había prometido que se retiraba, todo muy "loperiano" jejejeje

Dami Fernández dijo...

Pero vaya trallazos de falta que metía, aunque también sabía colocarla https://www.youtube.com/watch?v=YUktjlYRzEY. Era un central con alma de delantero, pero su sobrepeso quizá le lastró, nunca mejor dicho, hasta relegarlo a la zaga.
Ya en serio, no recordaba esos números inexistentes en el Betis, vaya calamidad, por una vez mi Atleti fue el que se llevó la de cal en un fichaje.

Rinat Rafaé dijo...

Coño, pues no me había parao a buscar goles suyos en el youtube y la verdad es que como dice Dami, están documentados todos y no están mal!

Una cosa, por cierto ¿La cal es lo bueno o lo malo? porque el Atleti en verdad perdió 500 kilos en la operación compra-venta de Andrei (y no, no me refiero al peso de Andrei, si no al dinero)

Golitos del killer Frascarelli:

De falta contra el Salamanca, pega en la barrera, pilla el rechaze y crujinazo.

De cabeza contra el Athletic con celebración a lo Bebeto

Al Depor de falta rasita

De penalty al Vasco de Gama (¡que verdatilidad!)

Al Rácing de falta por toda la escuadra.

Jose MME dijo...

Las faltas las tiraba muy bien. Su único gol en el Betis fue de falta por la escuadra en un amistoso de pretemporada en Almendralejo. De hecho creo que fue su último partido antes del cacao.

Se habla mucho del sobrepeso pero, hablando de memoria, no recuerdo que hiciera mala pretemporada, y a mis oídos llegaron rumores (sin mucho fundamento, todo hay que decirlo) de que lo largaron, no por meterse más cosas de la cuenta por la boca, sino por la nariz.

doRCCV dijo...

@Dami Fernández, vaya trallazos que metía y eso que Javier Castro Rial nos tiene avisado de que no se valen...

http://www.youtube.com/watch?v=_hBRCm448qQ&feature=player_detailpage#t=103

@Rinat Rafaé, en el segundo enlace, el del gol de cabeza hablan de que puede ir al Mundial ¿o me lo parece a mí? Por cierto, yo tampoco tengo claro que es lo bueno, si la cal o la arena.

Alfonsobis dijo...

Lo del gol de falta al Extremadura lo recuerdo como si fuera ayer, como me froté las manos mientras empezaba a olvidarme de Jarni (que se acababa de ir). Al final leche, no volvimos a tener un especialista en condiciones hasta Assunçao (con permiso de Prats).

Por cierto el partido acabó 0-2 y el segundo lo marcó Oli de cabeza.

Dani dijo...

Leí en no sé cual página web que a Andrei lo pilló Lopera con la lata no en un hotel, sino en un discoteca... Vamos, que casi varían la historia en una leyenda urbana...

Cyborg 77 dijo...

Recuerdo el caso de Andrei Frascarelli como un culebrón larguíiisimo, cuando estuviera desaparecido. Pero igual estoy equivocado

Anónimo dijo...

KE CABRON ES DE LOS KE PONIA EL DEDITO EN EL BOKATA! AGARRAO!

Anónimo dijo...

no recordáis que el primer día de pretemporada, Andrei tuvo que entrenar con el pantalón del chándal? El motivo: no le cabían las calzonas...
la caló que tuvo que pasar el bueno de Andrei en pleno julio en Sevilla entrenando con un chandal...