lunes, 3 de febrero de 2014

LUIS ARAGONÉS


Si les soy sincero, han sido varias las veces en las que me ha apetecido dedicarle una entrada a Luis Aragonés (más encuadrada en nuestra sección “chaqueteros” que en la dedicada a los entrenadores) y todas han sido las veces en las que abrumado por una extensa (y excelsa) vida dedicada a la pelota me ha hecho desistir de la intención inicial. Qué duda cabe que ahora toca arrepentirse, pero estamos a tiempo de enmendar este error, sobre todo porque es una lástima que después de fallecer de manera tan sorpresiva, todos los resúmenes acerca de su carrera se centren en el Atlético de Madrid y en la Selección y no en tantas otras ciudades en las que dejó huella, entre otras la nuestra. Así que intentaremos homenajearle de la mejor manera posible, centrados en sus múltiples estancias por Sevilla y sin mencionar las palabras “tiki taka” o “Atlético de Madrid” en cada párrafo.

Su primera etapa en la ciudad llega cuando apenas era un imberbe jovenzuelo de 23 años que apenas llevaba poco más de una docena de partidos como jugador de primera división, Isidro se había declarado en rebeldía en el club bético debido a que pidió un aumento de sueldo a causa de su recién adquirida notoriedad en el papel couché tras su matrimonio con Carmen Flores, por lo que al Betis no le quedó otro remedio que traspasarlo al Real Madrid a cambio de un millón y medio de pesetas y los derechos federativos de una promesa de la cantera madridista que por aquel entonces se fogueaba en el Oviedo, esa promesa no era otro que Luis Aragonés. Podemos decir que en el cuadro bético es donde se hizo futbolista profesional. Junto con Ansola, que también llegó el mismo año procedente del Oviedo, formó una gran dupla goleadora que dejó muy buen recuerdo en Heliópolis durante las tres temporadas estuvo en las que coincidieron y en las que jugó un total de 93 partidos entre liga y copa anotando la nada despreciable cifra de 41 goles (normalmente solía ser el máximo goleador del equipo a pesar de no jugar en punto, sino más bien como interior), siendo parte fundamental de aquel Betis de la 63/64 que a pesar de los Kuszmann o Liert quedó tercero y se clasificó por primera vez en su historia para competición europea. Su gran temporada le permitió a Benito Villamarín sacarle al Atleti una buena tajada (unos sesenta millones de la época), de dónde Aragonés ya no se movería hasta que le ofrecieron el cargo de entrenador, momento en el cual colgó las botas para hacerse cargo de los rojiblancos durante seis temporadas al final de las cuales volvió al Betis, esta vez para entrenarlo.

Era  mediados de 1981 cuando Luis estampaba su firma para entrenar el que hasta entonces había sido “otro club de su vida” pero tras completar una pretemporada en la que sufría fuertes dolores de cabeza (se habló de un problemas de cervicales, se rumoreó que sufría depresión) abandonó el cargo con la Liga recién empezada. En un solo partido constó el de Hortaleza como titular del banquillo bético en aquella temporada, el de la primera jornada de liga frente al Rácing en el Sardinero y ni siquiera llegó a viajar a Santander. Tres días después del partido y tremendamente desilusionado por no poder afrontar el proyecto, presentó su dimisión debido a que tenía que someterse a un tratamiento de tres meses que no le dejaría continuar con el desarrollo de su trabajo, por lo que fue sustituido por Iriondo.

Pasaron los años y parecía que su siguiente paso por la ciudad también estaría ligado al Betis, ya que Luis que andaba tomándose un año sabático tras entrenar al Barcelona. Firmó un precontrato con los verdiblancos en mayo de  1989 para dirigir al equipo para la campaña siguiente, sin embargo el Tenerife mandó a Segunda a los béticos en la promoción y Aragonés se liberó del compromiso adquirido, por lo que no fue el Betis, sino el Sevilla FC el siguiente equipo sevillano en tener bajo sus órdenes al de Hortaleza.

Finalizó una convulsa temporada 92/93 y Carlos Salvador Bilardo decidió no renovar su contrato con el Sevilla. Maradona había salido por la puerta de atrás y Cuervas decidió dar un giro a sus planteamientos y buscar a un técnico español con experiencia que pudiera extraerle todo el jugo a la plantilla y el elegido fue Aragonés, que quería desterrar la argentinización del equipo a base de implantar su estilo favorito: defensa de cinco con dos carrileros y al contragolpe. Para ello pidió las incorporaciones de cuatro jugadores que conocía bien (algo muy común por otra parte en su trayectoria): Ferreira, Gabi Moya, Soler y Linde, con el que había coincidido en su periplo culé. El inicio fue espectacular, con un Davor Suker en plan estelar y con el equipo líder en las jornadas 10,11 y 12, pero una mala racha de resultados sacaron al Sevilla fuera de las plazas europeas, acabando finalmente sextos tras perder en la última y decisiva jornada contra el Barça de Cruyff, Romario, Laudrup, Guardiola, etc que gracias a esa victoria le arrebató la Liga en el último minuto al Deportivo de la Coruña. Mención especial merece su buena trayectoria en Copa donde un gol en el descuento de Poyet dejó al Sevilla sin sus primeras semifinales en más de 30 años cuando ya la acariciaban con la punta de los dedos. Hubieran jugado contra el Betis.

Al año siguiente fue sin embargo la Copa la que le dio la mayor alegría a los sevillistas y no precisamente por la trayectoria de su equipo, que fue más bien pobre, sino porque gracias a su campeón pudo clasificarse para la UEFA. Ese verano Luis se desmelenó (y no solo en el Bingo de Los Remedios) y le pidió al presidente los fichajes de nuevos jugadores de su confianza como Moacir, Juanito y Pedro, procedentes del Atleti, además de a Quique Estebaranz -Como habrán visto todos tienen su hueco en esta casa, por lo que pueden imaginar el rendimiento que dieron- En una temporada donde el Sevilla perdía en casa todo lo que ganaba fuera (deambuló por mitad de la tabla durante casu todo el año) un espectacular final de campaña que hizo celebre la teoría de Luis Aragonés de “La Liga se decide en el último tercio” logró aupar al equipo in extremis al quinto puesto tras empatar a dos en la última jornada con el Atlético en un partido no sin ciertos tintes épicos, lo que unido al gol de Alfredo Santaelena en aquellos recordados 10 minutos de final de Copa reanudada, supusieron la clasificación para la ansiada UEFA y también el final del periplo de Aragonés como entrenador sevillista.

No tardó mucho en volver a la ciudad hispalense pues  Lopera lo eligió como sustito de Serra para la temporada 1997/98. Nuevamente Luis impuso sus criterios a la hora de elegir los fichajes, lo que en esta ocasión le valió grandes críticas, no solo por el nulo rendimiento que dieron algunos de los elegidos como Otero, sino por elegir a Oli en vez de a Makaay o a Solozabal en vez de a Paolo Montero. Sin embargo la campaña del Betis fue más que satisfactoria, manteniéndose como norma general en los puestos europeos de los que solo salió al final tras una racha de malos resultados. Aun así la victoria en la Champions del Madrid le permitió entrar en UEFA, por lo que un Lopera contento decidió darle continuidad el siguiente año.

Lo que ocurrió en el verano de 1998 merecería un capítulo aparte pero resumiendo, tras múltiples enfrentamientos con Lopera al parecer por tema de fichajes (se decía que el detonante fue el de Pepe Gálvez), Luis Aragonés lo mandó directamente al carajo y se fue parafraseando al Ché diciendo que prefería “vivir de pie a morir de rodillas”, no sin antes hacer su inestimable contribución a esta web a modo de petición de jugones como Andrei Frascarelli o Benjamín Zarandona. Don Manué muy en su estilo justifico la espantada en que el de Hortaleza había decidido retirarse de los banquillos (lo que le llevó a criticarlo airadamente cuando un año después fichó por el Oviedo) y Luis, cosa rara en él, se mantuvo callado. El Betis fichó a Antonio Oliveira que tampoco llega a comenzar la temporada y también se va largando, lo que nos hace sospechar del mamoneo que habría en aquella época en el Betis. Finalmente es Cantatore el que se hace cargo del equipo y el tercer entrenador verdiblanco… ¡de la pretemporada!. Seis años después de la espantá y tras disputarse un Betis Mallorca en Heliopolis, Luis Aragonés explotó en rueda de prensa tras una sonora pitada que se llevó por parte del estadio. Sus declaraciones no tienen desperdicio ninguno. 

Ya posteriormente Aragonés se hizo cargo de la selección y durante este periodo recibió muchas críticas por parte de la afición sevillista por no contar con alguno de sus jugadores cuando el equipo gozaba de la mejor plantilla de su historia (el sangrante caso de David Castedo). Durante su mandato llegaron a debutar mientras pertenecieran al Sevilla o al Betis (en una información sacada de una de las maravillosas tablas Excel que nuestro compañero José MME ofrece en su blog alternativo) Sergio Ramos, Rivera y Puerta y solía contar habitualmente con Joaquín, Juanito, Javi Navarro o Reyes. Mención especial para nuestro buen amigo Melli que fue a unas convivencias y para Palop, que aunque no llegó a debutar  estuvo en la Eurocopa (¿Por qué no dejaste debutar a Palop, Luís?)

En el 2010, tras la destitución de Jiménez, Del Nido y Monchi pensaron en Luis Aragonés, que andaba medio retirado tras su aventura en el Fenerbahce (que a la postre ha sido su último equipo) e incluso se llegaron a reunir en Córdoba con cierto revuelo mediático, pero finalmente el madrileño no pasó por el aro de las condiciones que le intentaron imponer y declinó la oferta en la que ha sido su última vinculación con el fútbol de nuestra ciudad.

Por alguna razón me ocurre que hay personajes públicos que habiéndolos visto en la tele durante toda la vida, cuando se mueren me cuesta mucho creerlo, me pasó con Lola Flores, me pasó con Cela y ahora me ha pasado con Luis Aragonés. Hacía tiempo que apenas se sabía nada de él, pero aun así me cuesta pensar que, ahora sí, haya colgado el chándal definitivamente. En lo personal  Luis Aragonés me producía a veces amor a veces odio (No sé cuantas veces pude decir que “Si este era el sabio no veas cómo será el tonto de Hortaleza…”) no puedo decir que lo conociera personalmente, pero… a punto estuve. Recuerdo que vivía en los pisos que el Sevilla tenía en la Manzana 3 de Viapol y era vecino de mi buen amigo Pedro con el que una vez fui a su casa para pedirle un autógrafo, llamamos al telefonillo y cuando me contestaron pregunté “¿Está Luis?” a lo que el Sabio de Hortaleza, sabiendo a lo que veníamos me contestó “¡No! ¡No ESTOY!”. Por casualidades de la vida hoy Manuel Jabois recoge en su columna de El Mundo aquella anécdota.

Hasta siempre Zapatones.

15 comentarios:

Dami Fernández dijo...

No esperaba menos de este gran blog. Es cierto que se le da mucho más bombo a sus etapas en Atleti, pero los auténticos aficionados al fútbol sabemos lo importante que fue Sevilla en la vida de este señor. Y en Mallorca metiéndolo en Champions, y en Oviedo salvándolo y provocando indirectamente el descenso del Atleti. Un trotamundos, no tenía que tener anécdotas ni nada... Y por cierto, vaya anecdotaza, la verdad que yo me hubiera acojonado y no habría llamado al porterillo...

PD: Afición del Sevilla >>>> Afición del Málaga (visto desde la otra punta de la Rosaleda). Saludos

Rinat Rafaé dijo...

Sr. Dami ahora mismo andaba leyendo precisamente su crónica!

Lógicamente su paso por el Atleti y su éxito con la selección son sus mayores hitos de su carrera, pero coño, es que parecía que no había habido nada más y como bien dices, con el Mallorca hizo un temporadón, con al Oviedo lo salvó (y cuando se fue bajó a los infiernos y hasta hoy...) en el Fenerbahce... ¿Alguien sabe como quedó con el Fernerbahce? y bueno, con el Betis hay algunos aficionados que piensan que si no hubiera tenido aquel bache final, quizás hubiera podido optar a algo más que la UEFA y con el Sevilla le faltó un poco de suerte para conseguir algo...

Lo del telefonillo ya vés jajaja, en aquellos bloques vivían también otros jugadores (recuerdo a Dumitrescu) y cuando llamamos y el nota nos gritó "¡NO, NO ESTOY!" nos quedamos un poco cortaos, pero luego nos empezamos a descojonar con la poca vergüenza del nota, tenía que estar hasta el carajo de que le llamaran chavales a darle por culo...

PD: Lo del Málaga no lo acabo de pillar...

Itsawindow dijo...

Merecido homenaje, señores. Eso sí, el nota era más sieso que sus mulas...

Jose MME dijo...

En el Betis para mí no hay motivos para recordarlo bien como entrenador (como futbolista todos los del mundo).

Nos deja tirados TRES veces y en la única temporada realmente que hace como entrenador mete a la mejor plantilla del Betis en los últimos 30 años en UEFA, pero por doble rebote (Copa del Rey más Champions del Madrid) y destroza el equipazo que teníamos con cosas como lo de Oli (que no es que lo pusiera por delante de Makaay, es que se le dio la patada a Pier, infinitamente mejor, para colocarlo a él), y luego otras incorporaciones de dudoso nivel que pidió como Otero o Benjamín.

A mí siempre me pareció un entrenador muy sobrevalorado (que no malo). Como seleccionador todos los aplausos del mundo. Consiguió lo impensable y además, aunque ahora toda la prensa le colme con felaciones variadas, habría que tirar de hemeroteca y ver lo que decían en Madrid de él cuando dejó de contar con Raúl, que hasta tuvieron que dar una rueda de prensa conjunta y todo.

Quino dijo...

Lo más lamentable de la muerte de Luis han sido algunos medios tipo Marca que ahoran quieren crear el premio Luis Aragonés al mejor jugadore de la selección del año pero en su día en plena campaña pro Raúl llegaron a llevar a aficionados megacatetos al aeropuerto de Málaga para que cuando saliese el seleccionador se pusieran a gritar "Raúl, Raúl, Raúl" cuando estaba clarísimo que ese tio y Cañizares eran el autentico tumor de la selección española.

Dami Fernández dijo...

@Rinat. Me refiero a que vi in-situ el derbi andalú, y que la afición del Sevilla que se desplazó a Málaga dio un recital de animación. Nos quedamos flipados mis colegas y yo. Pero demasiado odio regional, con el Betis ni de lejos fue así. Una pena, pero visto desde el punto de vista de vivir "un derbi", así mola más.

Gonzalo Mazarrasa dijo...

Está bien que podamos reivindicar a Luis en otras ciudades donde ha estado.

A mi sí me parece que tiene cosas de autetncio genio. Mantenerse 40 años al máximo nivel, que pocos entrenadores aguantan ese tiempo. Y sino repasar quien entrenaba hace 15 años y quien sigue ahora.

Su etapa en la Selección tb está bien el como se le linchó. Por toda la prensa. No solo el MARCA. Absolutamente todos. Recuerdo cuando cesaron a Pepu Hernandez en la Selección de baloncesto y Buenafuente abrió el programa diciendo "han despedido al Seleccionador" y hacían que era fiesta. Y luego decía de baloncesto. Y decían ohhh. Algo así sucedió tb en Noche Hache. A Luis se le criticó incluso cuando dio el listado definitivo de la Selección y metió a Cazorla, F. Navarro, Sergio García, Palop que nunca habían jugado con España...

Eso no quita, cosas malas que tuvo. Sus espantadas de Sevilla, o de la propia Mallorca, no hablan bien de él. Aunque yo por mi parte, se las perdonó, pese al daño que hace que tu entrenador en pretemporada haga las maletas..

Y sobre los fichajes, pues sí en el Betis, desde luego no tuvo tino. Pero bueno, creo que Luis lo hacía con criterio propio que puede resultar o no. No como Manzano u otros que lo hacían para hincharse el bolsillo fichando unicamente de su representante...

pedro dijo...

Pedazo de articulo,curradisimo!que bueno el coñazo que le dabamos a los jugadores q vivian en la manzana 3 y 5,el sabio d hortaleza no estaba muy por la labor de aguantar niñatos!jajaja

Rinat Rafaé dijo...

Por cierto, se me ha pasado comentarlo en el artículo, pero en su primera temporada como entrenador del Betis también se trajo un viejo conocido de esta casa, al que todos recordaran por ser el 5º integrante del grupo Los Ramones. Hablamos claro está de MOYANO RAMONE,

Amate Preacher dijo...

Se te olvida el capullo de Salgado, Quino

Jose Maria dijo...

Bonito homenaje a un grandisimo entrenador,en mi opinión el mejor que ha dado España.Yo mis primeros partidos que fui al Pizjuán fue con él de entrenador y su Sevilla jugaba sensacional.Tb hay que decir que la prensa Madrileña y española no dice nada además de sus wenas temporadas en equipos que habeis comentado, de su temporadón en el Valencia que de quedar el decimo lo cogió él, y le peleó la liga al Atleti hasta el último partido y ganó en el campo de ellos incluso.Yo fui a ver el Sevilla-Valencia de ese año y nos ganaron 1-2 con 9 jugadores,preciosa vaselina de suker por cierto.Los mejores equipo que he visto jugar,es además de el Barca de Guardiola y de Cruyf y el Sevilla de Juande,a el Valencia y el Mallorca de Luis(contragolpes espetaculares con defensa adelantada)y la seleccion de Luis de la euro 2008.Impresionantes.Un saludo.

Anónimo dijo...

El partido España contra Rusia de semifinales de la eurocopa es el mejor fútbol que yo he visto en mi vida.

Niko dijo...

Gran homenaje a un grande de nuestro fútbol.
Coincido en lo lamentable que se ha vuelto la prensa deportiva,especialmente la de Madrid,al no recordar el reto de equipos a los que entrenó Luis.
Al igual que ha comentado José María mis primeros recuerdos del Pizjuán son del equipo de Luis,concretamente un espectacular 4-2 al BarÇa de Cruyff con doblete de Monchu,con gol de chilena incluído.Curiosamente también recuerdo el partido de la 95-96 con el Valencia del propio de Luis que nos ganó jugando con 9 a pesar del golazo de vaselina de Súker.
Muchas gracias a Don Luis por todo lo que ha dado al fútbol español y al fútbol sevillano.
Y muchas gracias a vosotros por este fenomenal blog.

Anónimo dijo...

Que hueco deja en el fútbol el gran Zapatones. Cuando llegó aquí a Valencia se encontró con Romario y no sólo dejó para la historia su "Mireme a los ojitos" también dejó mucho cariño y respeto por la entidad, además salimos subcampeones de líga después de una gran remontada. Aquí se le quiso mucho y sobre todo se le respetó antes y después de ser entrenador "Ché"
Recuerdo las imagenes de la celebración de la Eurocopa, y me llamaba mucho la antención como exteriorizaba (dentro de sus propios límites) su alegría, a veces parecía un chaval con las mayor de las ilusiónes aún por vivir. Grande Luís Aragonés D.E.P.

Buena aunque tríste entrada.

Mikkel.

Trufa dijo...

Historia viva de fútbol español. Me gustaba el Sevilla de su época, auqnue se disfrutaba más fuera del Pizjuán. En el Betis dejó muchos amigos.