viernes, 26 de junio de 2015

LOS CROMOS DE CARICATURAS DE FUTBOLISTAS FAMOSOS DE BOLLYCAO


Tengo que reconcerlo, de chico yo era el típico niño que se compraba los pastelitos y los paquetes de papas dependiendo del regalo que te tocara. Los Phoskitos, los Pantera Rosa, los Círculos Rojos o los Cheetos me gustaban, por algunos (como por el Pantera Rosa) sentía una adoración cuasimísitica pero a la hora de decantarme por uno de ellos en uno de esos días en los que mi santa madre, hartita de que le diera el coñazo mientras compraba en Baldomero (su supermecado de confianza), me decía eso de “venga niñocoñazodeloscojones deja de dar por culo y coge el pastelito que te de la gana para merendar” lo que realmente me hacía decidirme por uno u otro no era si me apetecía más o menos chocolate, sino el premio que con cada uno me llevaba.

En verano de 1990 Bollycao estaba en la cresta del enrrolle. Sus anuncios eran sin duda los más hipnóticos y psicotrópicos (valga éste que les enlazo como ejemplo) e incluso había una campaña en su contra por los supuestos altos niveles de colesterol de los que advertían malditas asociaciones de matasanos que con sus consejos asustaban y alertaban a nuestras madres sobre los peligros de la bollería industrial (y que a la postre fueron los que prohibieron que jamás se volviera a regalar una manoloca con unas patatas siendo directamente respondables de que la raza humana sea cada década más débil) pero que en la época consiguieron con los niños más bien el efecto contrario, hacernos sentir autenticos rebeldes por comernos un Bollycao (yeah! Gasta’). Ese verano Bollycao sacó una colección de cromos que, sinceramente, ya incluso en la época me parecía un autentico mojón, pero aun así la coleccionaba con devoción retando a mi colesterol en un duelo suicida de tú a tú donde la muerte no suponía un problema para mi.

Se trataba de la colección de caricaturas de futbolístas famosos, en la cual tenían representación los veinte equipos que disputarían el campeonato de Liga 1990/91. Las estampitas eran transparentes y normalmente aceitosas de la hostia, por lo cual no era difícil llenarte de grasa mientras abrías el sobrecito y lo pegabas en el albúm que igualmente quedaba transparente. Algunos cromos tenían su gracia, pero otros directamente eran autenticos adefesios salidos de la misma mente cruel que hace las figuras del Museo de Cera de Madrid.

Hoy vamos a repasar los jugadores que salían en el álbum tanto del Betis como del Sevilla así como todos aquellos que salen y que en el pasado o en el futuro también fueron “sevillanos”:


Cuatro eran las estampas que tenía el Betis y sinceramente son de lo mejorcito del álbum, pues no hay ninguna que de verdadero miedo. Los jugadores elegidos fueron Gail (extraña elección pues apenas había jugado ocho encuentros la temporada anterior y en aquella siguió con el mismo camino de marginación…), el canterano Julio, el siempre carismático Puma Rodríguez (al que sacan incluso más guapo de lo que es) y el goleador bético y actual entrenador Pepe Mel (al que, en un acto de verdadera predicción del futuro, sacan con menos pelo del que tenía entonces en una imagen que se corresponde más con la actual que con la de la época).

La verdadera pena de este asunto es que el gran Triffon Marinov Ivanov no llegara al equipo verdiblanco hasta diciembre pues, ahí sí, intuimos que hubiera habido una estampita de autentica leyenda


Seis futbolistas del Sevilla aparecían en la colección: Bengochea, que puede que sea el que se parezca más de todo a pesar de que lo hayan captado casualmente justo cuando apretaba con ahínco intentando liberar a Willy; Ramón Vázquez, al que le realizaron un ejercicio de envejecimiento mostrándonos el aspecto que tendría aproximadamente unos cien años después; Nacho Conte o un supuesto Nacho Conte, porque díganme ustedes en que se parece el del cromo al verdadero; el goleador Toni Polster y su desbocada melena rizada que, bueno… ustedes saben; Jiménez el cual llevo un rato pensando a quien me recuerda pero no me sale (y no, no es a Jiménez) y por último la joya de la corona del álbum sevillista: La reinterpretación de don Rafael Paz Marín inspirada en “El Grito” de Munch.


Por último, varios son los futbolistas que aparecían en el álbum (Podéis verlo al completo en este enlace) otros equipos y que en algún momento de sus carreras han tenido relación con el Sevilla y el Betis. Tenemos a una especie de Míchel al que no le encontramos una explicación razonable (en serio, al autor de este cromo y de la figura de cera de Nadal, una pregunta: ¿Por qué?), al ex bético Gabino y los ex sevillistas Moises y Gabi Moya, que no salen nada mal parados, la verdad y por último tres jugadores con pasado nervionense como son Ricardo “caracortada” Bango, el sicario más temido de todo el cártel colombiano: Juanito y por último Patxi “Fetido Adams” Ferreira.


Como epílogo curioso comentar que en la última página del álbum tenías las instrucciones para pedir a Bollycao los últimos diez que te faltaran para lo cual teniás que enviar un sello de un duro por cada cromo que pidieses además de treinta pesetas en sellos para los gastos de envío. Otra época… 

PD: Quiero dedicar esta entrada a nuestro amigo Pablo Díaz por tener ese excelente gusto y dedicarle su última entrada de su blog “La Liga hecha un cromo” a Cristian "el Chiri-D24S” Colusso en la cual tiene además la delicadeza de mencionarnos. Agradecido, caballero.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya se a quien se parece Manolo Jimenez... A poli Diaz!

Anónimo dijo...

Que por cierto, grandisimo articulo! Que recuerdos aquellos cromos aceitosos de camino o a la vuelta del colegio...

Rinat Rafaé dijo...

Coño pues sí que tiene un aire al Potro de Vallecas!!!

Pistacho dijo...

Michel tiene todo el pelo de cantar con los marismeños.

Jose MME dijo...

Recuerdo de éstos haber tenido a Conte, Mel y Gail. Y de otros equipos recuerdo que tenía a Górriz, Iturrino, Bastón, Alcañiz y al Mágico González.

Recuerdo que tenía todo esto pero no sé por qué lo tenía, porque yo nunca he comido bollycaos, ya que el primero que comí en mi vida siendo un enano lo vomité y les cogí un asco que dura hasta hoy.

¿Por qué lo vomité? ¿Estaba malo yo o el bollycao? ¿Es que no era un niño suficientemente cool para comer la merienda de moda? ¿Por qué estoy contando esta tontería en un blog futbolero? Ni idea de la respuesta a ninguna de estas preguntas.

Alfonsobis dijo...

Yo tenía un huevo de estampitas de esas, pero del Sevilla recuerdo que sólo tenía a Conte. Por aquella época yo era muy chico y era más de quedarme con los nombres de los futbolistas que con las caras, y el día que me fijé en un partido que Conte tenía el pelo negro como el sobaco de un grillo y la cabeza bien redonda llegué a la conclusión de que mi cromo era erróneo y habían puesto la cara de otro futbolista que no se correspondía con el nombre. Las cosas de la vida...

El Vengador Justiciero dijo...

Ramón en la estampita se da un aire a Paul McCartney ya pasaíto de años...

Mcminn dijo...

Como siempre, Rafa Paz imponiendo críterío y aportando calidad.

Anónimo dijo...

Manolo Jiménez ahí me recuerda al cantante de no me pides que llevo chanclas de joven