jueves, 14 de mayo de 2015

MARCOS ALONSO MENDOZA



Corría el día de Reyes de 1999 cuando tras abrir paquetes que contenían el Scaletrix, un jersey de pico, un pack de calzoncillos, el Adidas Tricolore y sobre todo el muy esperado para él FIFA 99 (ese que traía a Morientes en la portada) para la Nintendo 64, Marquitos Alonso se fijó que en el sofá donde Sus Majestades de Oriente habían depositado sus regalos había un sobre semioculto bajo un cojín “¿Qué es esto, papá?” preguntó inocente el chiquillo. “Ábrelo y ya lo verás” contestó Marcos Alonso padre. El obediente chiquillo abrió cuidadosamente el sobre y sacó de él su contenido… un billete de AVE “¿Y esto? ¿Qué córcholis (los niños no dicen palabrotas) es esto, padre? ¿Para qué quiero yo un billete para Sevilla? Y sobre todo ¿Dónde está el Tamagochi que EXPRESAMENTE le pedí a los Reyes?” Marcos Alonso padre, como un día tuvo que hacer Marcos Alonso abuelo con él, sentó al chaval en sus rodillas y le contó la verdad sobre algunas cosas. “Marquitos, hijo, los Reyes son mágicos, pero no te han podido traer el Tamagochi de los cojones porque esa condenada maquinita está agotada en todo las tiendas de la provincia, así que te jodes y te conformas con el billete de AVE, que te lo han puesto porque a tu padre le ha salido curro en el Sevilla FC y tiene que empezar mañana mismo a faenar si quieres seguir teniendo comida en ese plato, así que llama por teléfono a tus amiguitos y despídete de ellos porque a tu cole ya no vuelves” Estas palabras fueron un shock para el pobre crío que sin embargo fue sumiso e hizo caso a su padre mientras su madre hacía las maletas. Fueron a la estación de Atocha, se montaron en el tren y mientras éste se alejaba Marquitos soltó una pequeña lágrima nostálgica.

Por aquel entonces el Sevilla FC tenía una serie de pisos por la zona de Viapol en los cuales recolocaba a los jugadores y técnicos que pasaban cada vez más fugazmente por el equipo nervionense. Los progenitores de nuestro protagonista decidieron meter a sus hijos en el Portaceli, pues le habían dicho que era buen colegio y además cogía cerca de casa.

Marquitos llegó tímido a su nueva clase mientras sus compañeros miraban recelosos al nuevo y le hacían burlas. A la hora del recreo, solitario, cogió la bolsa de Continente en la que había depositado su flamante balón nuevo para llevarlo al cole y fue saliendo al patio dándole pataditas mientras sujetaba las asas. Los niños, inyendo el contenido de la bolsa, fliparon “Illo, socio ese es el Tricolore oficial del Mundial ¿no? ¿Tú sabes jugar al fútbol? Enga, saca ya la pelota y vente a jugar” Como le había enseñado Oliver Atom en el primer capítulo de Campeones, Marquitos sabía que no había una manera mejor de hacer amigos y convertirse en un chico popular en su colegio que jugando al fútbol, así que sacó el esférico del plástico lo lanzó hacia arriba de una patada, saltó unos 3 metros a ras del suelo y realizó una chilena que se coló por toda la escuadra. Los boquiabiertos chavales solo pudieron balbucear un sorprendido “illoooooooooooooo” pues se dieron cuenta al momento que el chaval jugaba tela para acto seguido pelearse por tenerlo en su equipo. 

No tardaron en ofrecerle un puesto en el equipo Benjamín del Portaceli (foto que acompaña al artículo) donde desde el extremo se hinchaba a meter goles tanto que incluso en ocasiones lo subían con los mayores de los alevines donde igualmente destacaba por encima de todos su compañeros. 

El chico era feliz y su padre conseguía el ansiado ascenso a primera con el Sevilla FC (equipo del que por cierto se había hecho hincha tanto Marquitos como su hermana pequeña) todo había salido a pedir de Milhouse en casa de los Alonso  pero llegó una nueva temporada y la alegría se torció. No para Marquitos, que seguí peloteando en el Portaceli pero sí para su padre que fue destituido del Sevilla por lo que la familia tuvo que dejar la ciudad para desgracia del chiquillo que se encontraba perfectamente adaptado a la ciudad, a su equipo e incluso tenía un affaire romántico con Patty, una animadora con una cinta en el pelo que le seguía a todos los partidos agitando una bandera.

Marcos tuvo que seguir a su padre allá donde a éste le daban trabajo y él se consolaba pensando en que Tom Baker también lo hacía (Nota Mental: ¿Por qué en una serie de dibujos animados desaparecen personajes principales como Tom o Benji? Nota Mental 2: ¿Por qué Rafael, el protagonista de la serie que vino a sustituir a Campeones nunca llegó a la selección japonesa junto a Oliver si tan bueno era?). No fue hasta que el Real Madrid le ofreció formar parte de su cantera que el chico por fin se asentó en un equipo, oportunidad que el ex jugador del Portaceli no desaprovechó quemando todas las etapas de formación hasta llegar a debutar en el primer equipo pues Pellegrini le dejó jugar un par de minutos en un encuentro contra el equipo de su tierra, el Rácing.

A partir de ahí Marcos emigra a tierras inglesas para formar parte del Bolton en el cual no tiene todo el protagonismo que deseaba en su periplo en la Premier pero si en el Championship, lo que llama la atención de la Fiorentina, si bien lo ve un poco verde y en el mercado de invierno lo cede al Sunderland para que se foguee. En los black cats se asienta motivo por el cual los violas deciden repescarlo y confiar en él y no ha resultado mala apuesta pues con sus espinilleras talismán se ha hecho con la titularidad en el lateral zurdo y poco a poco va confirmando aquellas maneras que florecieron en el patio del Portaceli mientras le pegaba patadas a un balón metido en una bolsa de plástico.

6 comentarios:

Migue García dijo...

De artista. Esa cabecita no deja de sacar estas joyas. Esas bolsas de continente ...

Rinat Rafaé dijo...

¡¡Esa bolsa puede ser tuya por solo 10 €, Migue!! :-P

Alfonsobis dijo...

Lo de dar patadas a un balón en una bolsa es mítico y yo ya ni me acordaba, gracias por trasportarme 20 años atrás en el tiempo.

Señor dijo...

Me siento identificado con la Nota Mental 2, yo también esperaba de criajo que ambas series se fusionaran con una selección japonesa reforzada con Rafael

Por cierto, este chaval no se la pegó con el coche en un accidente chungo cuando jugaba en el Castilla??

Alfonsobis dijo...

Yo lo que más recuerdo de esa serie es que en el primer capítulo Rafael dijo que venía del San Francis (el equipo original de Benji). Si tan bueno era como es que en el san francis no brilló ni se le vió ninguna intervención destacable cuando se enfrentaron a Oliver? (solo destacaban benji y los otros 4 que acabaron también en el new team) Mi conclusión por aquella época: no tenía sitio en el san francis y era suplente, pero cuando se muda de ciudad (y de serie) sus nuevos compañeros son tan infinitamente malos que el al lado de ellos parece un crack. En fin, en ese tipo de cosas andaba ocupada mi mente con unos 8 años.

José Maria Blas Tamparillas dijo...

Aun me acuerdo cuando jugábamos juntos por las tardes en el campo de fútbol de nuestros pisos, pues eramos vecinos.