lunes, 13 de enero de 2014

IGOR GLUSCEVIC


¡Qué bonita ciudad es Budva! Pocas serán las personas que en una virtual conversación casual no te hablen de las bondades de esta bella ciudad montenegrina, del olor de sus calles, de la amabilidad de sus gentes o  de lo azul de su cielo y si para colmo indicas que tu lugar de procedencia es Sevilla, pocos no, ninguno podrá resistir preguntarte sobre de uno de los ciudadanos más ilustres de la ciudad a la que el Mar Adriático no baña, acaricia: Igor Gluscevic.

Nacido bajo las faldas de tan insigne municipio un alegre 30 de marzo de 1974, su familia estaba muy posicionada políticamente y era defensora de Tito, pero no del Mariscal Tito, si no del tito Luis Gluscevic, concejal de juventud y ocio de Buvda que al poco que pudo colocó a un joven Igor en los benjamines del equipo local, pero pocos pudieron descubrir tan burda maniobra de tráfico de influencias porque la verdad es que al chiquillo parecía que se le daba bien lo de la pelota y en un par de semanas se hizo el líder indiscutible del equipo.

Poco a poco fue progresando hasta que con 18 años disputa sus primeros partidos como profesional gracias al Mogren. Sus 190 centímetros de altura y su determinación en el área le hicieron marcar veinte goles en 59 partidos, lo que llamó la atención del equipo bandera de Montenegro, la Vojvodina, aunque los tiempos convulsos que vivía la zona le hicieron permanecer poco tiempo pues se antojaba necesario salir de una zona en pleno conflicto bélico lo antes posible.

Fue entonces cuando el Extremadura que lo venía siguiendo desde hacía tiempo, confió en él como punta de lanza del equipo que tendría el honor de representar a Almendralejo por primera vez en la primera división española. El resultado no fue el esperado y ni Gluscevic marcó los goles que todos esperaban, ni el Extremadura consiguió la ansiada permanencia, sin embargo un hombre con ideas nuevas aterrizó en Almendralejo dispuesto a devolver a los azulgranas de nuevo a los más alto. Este fue Rafa Benítez, que realizó una espectacular campaña sacando todo el jugo posible al nuestro protagonista que se salió y consiguió anotar nada menos que 24 goles (algunos verdaderamente impresionantes como este) que le valieron el pichichi de la categoría y el regreso a primera. Desde luego que tuvo que darle confianza al chaval porque todavía a día de hoy Igor Gluscevic le come directamente la polla a Rafa Benitez

El Sevilla sin embargo había finalizado séptimo en segunda en la que ha sido la peor temporada de toda su historia moderna (no hace falta que le recordemos la cantidad de jugadores de esa plantilla que han pasado por nuestras páginas… ¿o si? Bueno pues si así lo desean nada más y nada menos que: Eboue, Casagrande,  La Cobra Axel, Tarik Oulida, Cordón, Míchel,  Thetis, Vukicevic, Axel Lawaree,  el Pájaro Enría, Lucio Wagner, Juan Ramón, el entrenador Fernando Castro Santos y en alguna otra de las distintas categorías de nuestro blog Pepelu, Prieto, Carlitos y Monchi. Una joya de plantilla, vaya) y asolado por la galopante crisis que le suponía no haber ascendido, necesitaba volver cuanto antes a primera, es por ello por lo que no se anduvo con tonterías y se fijó en el zamora y en el pichichi de la categoría y se empeñó en contratarlos a ambos. Con Paco Leal no hubo problemas pues quedaba libre de su contrato con el Alavés y le apetecía volver a casa, pero la negociación por Igor Gluscevic fue todo un calvario. Obviamente el Extremadura no estaba ni mucho menos dispuesto a dejar ir a su mejor hombre una vez conseguido el objetivo y se negaba tajantemente a negociar con el Sevilla remitiéndose a la cláusula una y otra vez. El delantero, sin embargo, no tenía problemas en permanecer en la categoría a pesar del ascenso pues declaraba que estaba enamorado de la ciudad y cada vez que podía se venía para acá estando en Almendralejo. Finalmente Rafael Carrión dijo “aquí están mis cojones” y a golpe de talonario reforzó la delantera, primero desembolsando dos parejas de gallinas, una cabra y una semana de vacaciones en Torremolinos para dos personas con todos los gastos pagados para llevarse a Rokki y en segundo lugar depositando los 500 millones de su cláusula de Gluscevic en la LFP para convertir al balcánico en el fichaje mediático de aquella temporada.

El espigado delantero ilusionó a la afición que rápidamente le asignó el pertinente cántico para todos los jugadores que acaban por -IC, el mismo que a Josko Jelicic, Rambo Petkovic o Ivan Rakitic, es decir “Igor Gluscevic lo lo lo lo looo, Igor Gluscevic looo lo lo lo lo lo”, incluso la Peña Biris de Utrera le prometió una docena de mostachones por cada gol que marcara, pero al final ni tan suculenta recompensa tuvo efecto en el montenegrino que durante toda la temporada mostró unas maneras más bien toscas que en nada se parecían a la de aquel jugador que había deslumbrado en el Extremadura una temporada antes. Jugadores como Juan Carlos u Olivera eran opciones preferentes tanto como para Castro Santos, como para Marcos Alonso y finalmente Gluscevic solo mostró su acierto goleador en seis ocasiones en Liga (lo que le supuso un total de 72 mostachones) y en otras cuatro en Copa del Rey en un bagaje ciertamente decepcionante para un supuesto jugador franquicia.

De nuevo a pesar de haber ascendido con su equipo, Gluscevic se quedaba a las puertas de jugar en la primera española pues el Sevilla le comunica que no cuenta con él y lo cede al Aris de Salónica siendo traspasado al año siguiente al Utrecht, equipo dónde Igor se reencuentra con su mejor versión convirtiéndose en el absoluto ídolo de los aficionados en las tres temporadas que permanece con los holandeses, marcando dos goles en cada una de las dos finales de Copa consecutivas que disputó de las cuales se llevó una. No todo fueron alegrías en Holanda, pues hubo un hasta entonces fiel compañero que decidió que ya era hora de que tomaran caminos separados, pero en conjunto su periodo utrechtense solo cabe calificarlo como muy positivo tanto humana como deportivamente hablando.

Sus buenas actuaciones permitieron que la Champions League llamara a su puerta gracias al Sparta de Praga, pero su temporada no fue del todo buena y tras un año en Chequia volvió a los Países Bajos, esta vez al Vitesse donde permaneció dos campañas antes de emprender una exótica aventura en la liga China en la cual prestó sus servicios por unos escasos cuatro meses al Shandong Luneng Taishan con el que se alzó con la liga y con la copa, pero la falta de adaptación a unas costumbres tan distintas como las del país asiático hizo que pronto volviera a su querida liga holandesa, esta vez al Heracles Almelo donde se retira con 34 años tras dejar unas nada despreciable cifras de 7 goles en 38 partidos en su temporada de despedida.

Poco sabíamos de la vida del bueno de Igor Gluscevic desde entonces. Lo imaginábamos retirado plácidamente en su Budva natal disfrutando de las rentas de su larga carrera balompédica tumbado en una hamaca, protegiendo su más que segura pelada cabeza con un sombrero de paja mientras disfrutaba de un sabroso cocktail de frutas, pero a principios del pasado verano y con motivo de la eliminatoria que el Sevilla jugó contra el Madlost Podgorica, Orgullo de Nervión lo localizó y lo entrevistó, contándole que actualmente a sus 39 años se dedica a la representación de jugadores y que incluso mantiene cierta relación con el club de Nervión. ¿Tendría algo que ver con la misteriosa y aun no aclarada llegada del Frodo Bosnio al Sevilla?

13 comentarios:

Jose MME dijo...

Decir que por Rokki no se pagaron dos parejas de gallinas, así no habría forma de preñarlas para que pusieran huevos. Fueron un gallo y tres gallinas.

Este blog y sus inexactitudes una vez más. Buuuuuuuu...

Itsawindow dijo...

Joé vaya paquetón.

Señor dijo...

Me extraña que aun nadie haya comentado acerca de esa foto en la que al más puro estilo Piraña o Tito de Verano Azul Gluscevic levanta la mano como diciendo ¡¡miradme todos, sin una mano!!

Quizás el comentario de los mostachones haya dejado a los lectores en estado de shock.

También puede que la intención de Igor Cojones (como se le conocía en cierto sector de la grada dado que pro aquel entonces estaba muy de moda el personaje ese del Mississippi) al más puro estilo Barney Stinson vaya en su bici chocando los 5 con todo el que se cruce... De cualquier manera maravillosa foto

doRCCV dijo...

Y digo yo, me acaba de pasar como con ProsineScki que fuí de los que siempre le anhadió una 'S' al nombre. Con GlusCevic siempre pensé que se escribía como suena, sin la 'C'. Aunque no son los únicos y me aprendí bien a CraioveNAU o MuniaNin entre otros. Disléxicos del mundo...

Alvaro Ruiz dijo...

Impresionante la frase que pone en la comoda de nabo de Rafa Benítez:

Rafa told me that to score that many goals I had to ‘shoot between the posts’

Es como cuando a Zenden, que era extremo, lo tuvo que enseñar Van Gaal a centrar (manda huevos).

Alvaro Ruiz dijo...

Quise decir "comida", no "comoda"

¡Corrector ortográfico colusso-kokletil YA!

Amate Preacher dijo...

"...a la que el Mar Adriático no baña, acaricia". Estoy impresionado.

Rinat Rafaé dijo...

Hemos estado leyendo a Federico Moccia y autores similares de novela romanticona adolescente durante estas navidades, estimado amigo Parroco y logicamente al empezar a escribir en este 2014 nos hemos visto irremediablemente influenciados por tantos versos rebosantes de hormonas.

Anónimo de las 13.46 dijo...

Creo que ese himno es gafe, que yo recuerde pocos jugadores han triunfado con ese himno, salgo Rakití.

trufa dijo...

¡Igor, cojones!
Muy bueno lo de Verano Azul. Gran foto.

Anónimo dijo...

Se puede decir que "De aquellas aguas vienen estos lodos" ya que era práctica habitual en el fútbol español el fichar jugadores de media fila por autenticas fortunas. Los 500 millones de Gluscevic no son más que una muestra de los que la cabezonería y los malos dirigentes pueden hacer.
Buena entrada :)

Mikkel.

Dami Fernández dijo...

Siempre me confundo entre Gluscevic y Gaspercic, qué cabeza la mía...
Cuánto sin pasarme por aquí! Seguís en forma. Mis respetos. A ver qué pasa el domingo en el Calderón. Por cierto: ¿para cuándo algún modelito nuevo del estiloso Simeone?

PD: en el enlace de Rafa Benítez sale Viaud en vez del susodicho, aunque es fácil de encontrar el testimonio de Igor.

Rinat Rafaé dijo...

Buenas Dami!! Corregido lo del enlace a la web de Rafa Benitez, aunque en principio el enlace era el mismo, solo que ahora le he cambiado el idioma, no se cual sería el problema.

De Simeone si que tenemos muuuuchos modelitos más, el tio la verdad es que es una mina para esa sección y lo mismo es merecedor de un especial como Dani Alves para así sacarlos a relucir todos, pero por ahora no tenemos pensado sacarlo y pal partido del domingo (en el que seguramente el Atlético le meterá la raba al Sevilla) no llegamos ya.

Enhorabuena por esa temporada que está haciendo el Atleti y no tardes tando en volverte a pasar que aquí siempre eres bienvenido, hombre!!

Saludos