viernes, 14 de junio de 2013

CUANDO ALI SAYED SE MEÓ EN DEL NIDO



El 12 de febrero de 2011 será recordado como la fecha en la que un hindú recién aterrizado en España y en la Liga para hacer del Rácing según sus propias palabras el tercer equipo de España se meo (no literalmente, pero casi) en la cara de José María Del Nido Benavente al saltarse cualquier atisbo de protocolo, norma o buena costumbre de los que suelen darse en los herméticos palcos de los equipos de fútbol de la primera división.

Ali Sayed, empresario de la India apodado “el nuevo Madoff” afincado en Bahrein, ya desde su llegada apuntaba maneras de convertirse en un nuevo Piterman (de infausto recuerdo en Santander, por cierto) y muy buenas referencias no traía. Se pavoneaba por la ciudad a su aire como buen nuevo rico sin gusto alguno. Si un nuevo Sheriff había llegado, primero obviamente debía desbancar al anterior, aunque no fuera fácil, para ello se valió de sus guardaespaldas que fueron nombrados por el indio como “nuevas fuerzas del orden del sultanato de Santander” y de un sequito de colegas que le seguían a todas partes.

Ali Sayed quiso estrenar pronto su juguete y presenciaba su primer partido en el vetusto El Sardinero, el Rácing ganaba 2-0 en el minuto 20, lo que obligó al Sevilla a echarse para adelante y buscar la remontada en un trabajado partido que logró empatar gracias a los goles de Fazio y de Luis Fabiano en el minuto 84 de penalti.

Aunque el ambos equipos podían dar por bueno el empate, las necesidades clasificatorias del Sevilla para meterse en los puestos altos de la tabla en aquel momento le hicieron dar el todo por el todo e ir a por la victoria, así que seguía asediando el área local en busca de un nuevo gol hasta que en el minuto 94, una contra y una inexplicable salida a por uvas de Palop permiten a Arana, que había entrado en el campo en sustitución del hijo de Míchel, marcar  el 3-2 definitivo y darle la victoria al Rácing contra un Sevilla que todavía no había dilapidado el respeto ganado años antes para delirio de la afición santanderista y júbilo del nuevo accionista mayoritario, que como si hubiera mamado racinguismo desde chiquitito celebró el gol como un ultra más importándole tres carajos que justo al lado suya estuviera Del Nido, cuya cara lo decía todo y aguantaba el tipo junto con Pernía (el presidente del Rácing) sabiendo además que el partido era televisado en abierto y que lo estaban viendo millones de aficionados.

Tras pitar el árbitro el final, Del Nido se levantó, y rápidamente se despidió de Pernía y se largó sin decirle adiós al hindú, que había estado muy maleducado, si… pero se había meado en su cara y que se convirtió de golpe y porrazo en la gran esperanza racinguista, pero amigos, pobre del aficionado de cuyo equipo se interese un millonario, porque si raro fue que las únicas novedades que consiguiera el supuesto multimillonario indio fueran la cesión de Giovanni Dos Santos y la contratación de Marcelino, no menos increible fue la espantada que se pegó después de que incluso las autoridades (con el simpático Revilla a la cabeza) le hubieran comido la poya, al igual que las cientos de putas que pasaron por los hoteles de lujo donde se hospedaban y las de chuletones cántabros que se metió entre pecho y espalda… todavía están esperando que los paguen. 

Hoy dos años después de aquello el Rácing celebra su centenario sumido en una grave crisis deportiva tras el descenso a 2ªB (segundo consecutivo) y financiera que pueden acabar en su desaparición, Ali Sayed anda completamente desaparecido y encima bloquea cada intento de renovación de la Junta de Accionistas, mientras tanto Del Nido, que puede seguir sus pasos, sonríe cada vez que le recuerdan aquel suceso. Todavía le duele la pedazo de meada que se pegó el indio en su cara.
Ali Sayed acaba de caer en que no le ha comprado nada al Racing por su 100 cumpleaños

4 comentarios:

Jose MME dijo...

Es curioso que en Inglaterra o Rusia lleguen inversores extranjeros y conviertan a Chelsea, Manchester City o Anzhi en equipazos y aquí todo el que viene sea un chorizo.

Debe ser el ambiente que favorece el choriceo...

Rinat Rafaé dijo...

Bob Petrovic en el Marbella, Daniel Grinbank en aquel Leganés de los Argentinos (con Chamot y el "pájaro" Enría Dimitri Piterman en el Rácig y en el Alavés, Lopera en el Betis, Ali Sayen en el Rácing otra vez y el jeque en el Málaga, así a botepronto... que se echen a temblar los aficionados de aquel equipo español que oiga que un rico quiere montar "el tercer equipo de España" con su club...

Gonzalo Mazarrasa dijo...

No recordaba esta vivencia.... Jajaja. Como un autentico forofo, desde luego.

He de reconocer que ver un poco meado a Del Nido me provoca cierta simpatía. En fin suerte al Racing que falta le va a hacer...

doRCCV dijo...

Rinat, te queda Lendoiro que los títulos le salieron caro al Depor: Más de 150 millones de deuda, en Segunda, en Concursal y además el 1% del presupuesto de cada anho.