martes, 18 de diciembre de 2012

LOS CROMOS DE COLUSSO E HIBIC



Uno de los chascarrillos que se podían leer ayer por la red era la curiosa aparición de un cromo de Albiol en su hábitat naural en el Real Madrid: el banquillo. La verdad es que el valenciano no está contando mucho para su entrenador desde hace varias temporadas (lo que no parece impedimento para que continúe apareciendo en todas las convocatorias de la selección, a lo Cañizares o Salinas en la era Clemente). Obviamente este cromo es un fake ya que cualquiera que haya coleccionado cromos en alguna ocasión conocerá un poco  el modus operandis de Ediciones Este y sabe que un cromo así no cabe en las cabezas pensantes de los editores de estos cromos, más vale antes un cutremontaje, que ya posteriormente se editará el cromo en condiciones cuando haya imágenes en condiciones del jugador (o no… que se lo pregunten a Kasumov), aprovechar la instantánea de la presentación del mismo o alguna foto de algún entrenamiento en caso de que el futbolista permanezca inédito.

Pero no todas las editoriales son iguales y como se suele decir, la realidad en ocasiones supera a la ficción, y este cromo de Albiol me ha recordado a dos evocadoras imágenes de dos cromos sevillistas en la colección de Mundicromo de una de nuestras temporadas favoritas, la 1996/97, teniendo como protagonista a uno de nuestros jugadores fetiche: Colusso y a aquel bosnio que vino como paquete en el fichaje de Mornar pero que afortunadamente no tuvo el rendimiento de nuestro bigote en la cabeza favorito: Misrad Hibic.

En el caso de Colusso los señores de Mundicromo debieron ya notar que estábamos ante un jugador con un carisma especial, es por ello por lo que no estaban dispuestos a darle un tratamiento normal como si de un vulgar jugador cualquiera se tratara, así que a pesar de que el bueno del Chiri ya había jugado algunos partidos tanto de pretemporada, como de Liga, decidieron que el “nuevo” Maradona, un crack en potencia como él, no podía aparecer jugando la pelota normal, no, él tenía que ser diferente, distinto, especial, un cromo que los niños retuvieran en sus retinas desde la primera milésima de segundo en la que sus ojos entraran en contacto con él, un cromo mítico en definitiva, así que lo inmortalizaron tal y como vemos en la imagen, en un entrenamiento cualquiera con un peto blanco (presuponemos que de los titulares), desaliñado, con una sudadera ancha y unos calcetines de mercadillo pero seguro que atento al juego y esperando que algún compañero suyo le pasara la pelota para realizar alguna de las diabluras a las que nos tenía acostumbrados.

En cambio la circunstancia del cromo de Hibic es más extraña si cabe, ya que nunca se ha vuelto a ver algo parecido. Hibic, que acababa de llegar esa temporada al Sevilla FC, se lesionó gravemente la rodilla al romperse el ligamento cruzado anterior en el stage de pretemporada en Holanda (país donde a buen seguro todavía recuerda el instinto depredador de su compadre Mornar en aquel sangrante 0-15 que el Sevilla le endosó al Oisthrwijk) en un partido contra el  competitivo equipo del Top Oss a principios de agosto y permaneció inédito hasta mediados de abril, para los aficionados… y para los editores de cromos, que o bien tuvieron la cautela de mandar un fotógrafo a aquel disputado partido contra el equipo holandés o se las tuvieron que ingeniar, ya fuera con el clásico fotomontaje (cortesía de ediciones este) o  como en el caso del cromo comentado hoy, fotografiando al jugador en el que era su día a día en aquel momento, mientras hacía ejercicios de rehabilitación con el fisioterapeuta del equipo. Una estampa un poco extraña para un futbolista de todas maneras, que deja al banquillazo de Albiol en bragas.

Lo curioso es que en el reverso del cromo ambos jugadores salen con la equipación oficial del Sevilla, por lo que bien podrían haberse evitado (por lo menos en el caso de Hibic) señalar entre todo el álbum a estos dos jugadores… aun así, oscuros motivos habría para ello y mejor no meter el dedo más de la cuenta donde no nos llaman, no vaya a ser que recibamos luego llamadas anónimas ciertamente desconcertantes.

PD: Gracias a Cyborg77 del blog referencia en la materia Nun recuncho do album: Historias de cromos por proporcionarnos las imágenes a tan buena calidad.

10 comentarios:

Dami Fernández dijo...

Desde mi punto de vista colchonero, siempre recordaré al bueno de Hibic por su gol ante el Tenerife en el Heliodoro, y que nos permitió salir con esperanzas de ascenso en esa fatíditca temporada 2000/01. Al final ascendisteis los sevillanos y el propio equipo chicharrero. De ahí que durante una época indeterminada "odiara" tanto a Betis como Sevilla FC. Tonterías de niñato que ya pasaron hace mucho. De hecho, ya que estamos, nunca entendí el odio que abunda en mi provincia (Málaga) contra Sevilla. Yo la excepción que confirma la regla.

Aracnidus Rojiblancus dijo...

Lágrimas en mis ojos, de la emoción...¿Alguien tiene una camiseta de Cristian, por favor?

Cyborg 77 dijo...

Muy buena entrada jeje.

Hablando de lo que a mi me concierne decir que Mundicromo aún en esa época estaba en una etapa de rodamiento (empezo con las fichas de laLiga en la 94-95), en cuanto a calidad de imagen fotomontaje y demás.

La verdad esque el coeccionista confío en la empresa murciana y se convirtió en lo que hoy es (esto todo bajo mi opinión claro jeje).

Un abrazo,me encanto la entrada y gracias por elagradecimiento

Jean Sol Partre dijo...

A Hibic lo vi una día en la cafetería del hotel Portacoeli tomando un zumo de naranja con la pierna en alto apoyda en una silla; me dió penita.
Como central, creo que era bueno

Rinat Rafaé dijo...

¿Puedes confirmar si el zumo era solo de naranja o llevaba algún complejo vitamínico extra, Jean Sol?

Jean Sol Partre dijo...

Atención, al habla el enviado especial en la cafetería del Portacolei. No podríamos confirmar la presencia del complejo vitamínico, repito NO podemos confirmarlo. Sí aclaramos que el zumito era natural y se sirvió en copa sobre platito de café con sobre de azúcar y cucharilla. Seguiremos informando
(Ya he conseguido un pequeño vídeo de la actuación del hijo de Silvio en Paradas, tocando She´s a rainbow, de los Stones)

Rinat Rafaé dijo...

¿¿Pero era un zumo de naranja natural o un sumo de naranja naturaleh??

¡¡Necesitamos confirmar ese dato, pro dios!!

Jean Sol Partre dijo...

Nos encontramos aquí en la cafetería del hotel Portacoeli, siguiendo para CollusoyKukletas Directo el cafelito de Hubica; no sabemos por el momento si es zumo o sumo, estaremos atentos, confirmamos de momento que Hibic ha vertido medio sobre de azúcar sobre su zumo, pero no ha sido tan maricón de pedir que se lo cuelen.
No sé si seguir por aquí o acercarme a la cafetería de Los Lebreros, donde vi una vez a Zamorano con una guapa muchacha

Rinat Rafaé dijo...

Estupendo trabajo, estimado Jean Sol. No dudes en pedirnos paso si Hibic tiene a bien pedirse bollería (ya sea casera o industrial) o una tostada.

Mientras tanto continuamos en nuestra mesa de debate analizando el interesante tema de hoy: Paco Mije, ¿realidad o bluff?

Dani dijo...

Acabo de encontrar un tesoro...