lunes, 20 de febrero de 2012

EL PRIMER AMIGO DE KUKLETA DE LA HISTORIA

Los términos  “Amigo de Colusso” y “Amigo de Kukleta” nacieron con el paso por el fútbol sevillano de ambos jugadores, pero en este blog lo único que se ha hecho es bautizar ese fenómeno que cada año se produce en nuestra ciudad con la llegada de elementos de dudoso nivel futbolístico.

Los amigos de Colusso y Kukleta existen desde tiempos inmemoriales, desde antes de que llegaran el argentino y el checoslovaco a nuestra ciudad. De hecho en este blog ya hemos hablado de algún que otro jugador que llegó antesque ellos. En vista de esta circunstancia me hice una pregunta. ¿Quién sería el primer “Amigo de Kukleta” de la historia? Así que me lancé a una intensa búsqueda por la red para averiguarlo y que Rinat se encargue de buscar al “Amigo de Colusso” más antiguo que para eso él se encarga de la parte palangana de esta santa casa.

Al rato de iniciar mi exploración me di cuenta de que me distraía demasiado con internet y que así no iba a llegar a ninguna parte. Afortunadamente para mí, el historiador oficial del Betis, Manuel Carmona Rodríguez, lanzó en su día una enciclopedia muy recomendable para todo bético llamada “Los jugadores de las 13 barras”. En ella cada futbolista que haya jugado un único partido oficial con el primer equipo del Real Betis Balompié (hasta la temporada 2007-08, fecha de publicación del libro) tiene su reseña biográfica, desde Abel hasta Zamora.

En las primeras páginas del volumen nos encontramos con pequeños comentarios sobre aquellos jugadores que formaban parte del Sevilla Balompié y el Betis Football-Club, los equipos que como todo el mundo sabe fueron el germen del actual Real Betis Balompié, así que el primer “Amigo de Kukleta” de la historia tendría que estar entre ellos, y me lancé a la lectura y análisis de estos comentarios, aprovechándome vilmente del trabajo de Manuel Carmona, pero que no se me queje, que bien que le estoy publicitando gratuitamente el libro.

Lo primero que observé es que en los inicios del fútbol en nuestro país no se hacían crónicas de los partidos en los periódicos, pero no es que se sustituyeran por artículos de humor como ocurre con el Marca, es que directamente ignoraban el tema, por lo que es difícil medir el grado de paquetismo de muchos jugadores que básicamente son citados en algún periódico un día y nunca más se supo de ellos, mismamente como Ljubobratovic.

También te encuentras con detalles curiosos que dan que pensar sobre lo pintorescos que eran los inicios del fútbol en Sevilla, y es que en la ficha de un tal Bernal pone que tras jugar con el Sevilla Balompié se hizo árbitro, y en una crónica de El Correo de Andalucía pone textualmente sobre su labor arbitral “Es uno de los pocos que se saben el reglamento”. Esta afirmación ya le pone por delante del 90% de los árbitros de Primera División actuales.

Siguiendo con mi lectura lo que me encontré fue al primer “Estilosssssísimo” de la historia. Un tal Carrión, que al parecer no era un zubaztero y jugaba tanto de portero como de extremo izquierdo (eso es polivalencia y no lo de Fazio, y además le convierte en un claro predecesor de Kukleta que también jugó de portero un partido), al parecer “la característica más peculiar de su indumentaria era el llamativo pañuelo que llevaba anudado al cuello”. Se ve que en aquellos tiempos la elegancia era importante, luego la cosa fue degenerando hasta llegar a los años ochenta.

Un tal Francisco Cascales pudo ser el claro predecesor de Juande Ramos, ya que tras ser futbolista y socio fundador del Sevilla Balompié se convirtió en tesorero del club.

Juan Del Castillo fue el primer “Rudo y varonil”, ya que al parecer “Según su hija María del Carmen le llamaban Pecho Lobo, por su poderoso y velludo perímetro pectoral”.

Poco a poco me acercaba a mi objetivo primario. Encontré la ficha de un portero del Betis Football-Club llamado Rengifo, que jugó un único partido con este equipo, el 9 de Marzo de 1913, contra el Recreativo de Huelva, y encajó cinco goles en una derrota por 1-5. Tenía muchas papeletas para ser él, pero se tendría que conformar con ser el primer portero que alcance dicho honor.

Es difícil encontrar en las crónicas alguna mención a que un futbolista jugara más o menos bien, ya que se citaba el resultado y como mucho la alineación. Si daban los goleadores ya la información era de escándalo, pero hay un jugador del Sevilla Balompié del que sí venía un comentario de su actuación. Un tal Hernansáez jugó un partido entre Sevilla Balompié y Betis Football-Club que acabó con 0-1 para los béticos, el 13 de Octubre de 1912. Citando textualmente una vez más encontramos que “su actuación no convenció, por lo que es casi seguro que no volvería a alinearse con el primer equipo”. Que en aquellos tiempos donde no era normal comentar las actuaciones individuales de los futbolistas uno de ellos recibiera estopa gratuita nos hace pensar que la crónica vendría firmada por algún periodista tatarabuelo de los de Muchodeporte.

Y he aquí donde lo encontré. O mejor dicho, los encontré, porque no hay UN primer “Amigo de Kukleta”. Ni uno, ni dos, ni tres, sino TRES.

Tan magno acontecimiento que marcaría un antes y un después en la historia del fútbol mundial en general y sevillano en particular ocurrió el 29 de Octubre de 1911, por lo que el concepto “Amigo de Kukleta” ha cumplido su centenario recientemente. El Sevilla Balompié se enfrentaba al Vapor Obsidian gibraltareño. Al parecer el equipo llanito no tenía suficientes jugadores para afrontar el choque así que el equipo balompedista le cedió tres hombres para enfrentarse a ellos. D´Herbes, Matta y Ortiz de Monasterio fueron los tres elegidos, los cuales al enterarse de la noticia serían los primeros en Sevilla en notar esa sensación tan desagradable de ser el último en ser escogido en el recreo para formar los equipos (yo era un paquete y conozco lo desagradable de esa sensación). No queda duda de que estos tres hombres, míticos desde ya, son los tres primeros “Amigos de Kukleta” de la historia, ya que si te tienes que enfrentar a alguien, ¿a quién le vas a ceder? El partido acabó con un ajustado resultado de 11-0 para el conjunto sevillano.

Y con este descubrimiento digno de los más grandes arqueólogos concluye mi exposición de hoy, que puede resumirse en una sola frase:

3 comentarios:

Juanca dijo...

Por lo encontrado hasta ahora, el primer amigo de colusso extranjero era un paquete:

http://www.bdfutbol.com/es/j/j10515.html

Rinat Rafaé dijo...

F-A-N-T-A-S-T-I-C-O.

Uno de esos artículos que le dan un salto de calidad a este blog. BRAVO de verdad!!! LECTURA OBLIGATORIA

Gonzalo Mazarrasa dijo...

Que grande eres José!